Desde hace varias semana se ha comentado, en diversos medios, la brutalidad de dinero que se gastará en el nuevo docureality (que palabra más fea) de TVN “Las Argandoña”. Hasta el punto que muchos han dicho que se podría hacer con tal cantidad de dinero -Demagogia barata- o que nuestro dinero la paga el sueldo a estas figuras faranduleras. Hay que aclarar que TVN se auto-financia como cualquier canal de TV actual y nuestros impuestos no tienen nada que ver en el presupuesto de dicho programa o ningún otro creado por esta estación televisiva. El tema de como lo debe hacer un denominado “Canal Publico” es otro tema en discusión. Pero esta columna tiene por motivo fijarse en el otro extremo, en cómo se desarrolla televisivamente (@) este polémico programa de realidad.

No soy amigo de los mal llamados Docureality. En Chile hemos visto como este género es presentado como “la serie de la vida real” o “tan real como tu”, pero seamos sinceros: nadie pasa haciendo cosas interesantes todos los días. La mayoría son situaciones forzadas que se hacen para mantener una historia y, sobre todo, llamar la atención del espectador. Nada de esto lo digo peyorativamente pero me molesta que nos vendan algo que, supuestamente, es real y sabemos que en el fondo son situaciones armadas -¿Aló, reality?-.

Ya emitido el primer capitulo de Las Argandoña trataré de realizar un análisis televisivo basándome solamente en lo que salió en pantalla, dejando las polémicas de lado pudimos ver a Madre e Hija conviviendo durante un día normal de trabajo y estudio respectivamente. El arribismo que se ve en pantalla rebalsa por todos lados. Claramente aquí se quiere demostrar que “Los ricos también lloran”. El planteamiento de edición, musicalización y puesta en escena son las clásicas de un programa de este estilo. Con un ritmo rápido y varias cámaras que captan cada momento de sus vidas vimos una discusión entre Raquel y Kel (y el flashback para explicarnos el motivo de esta pelea), A Raquel hablando de su hijo,  como se desarrolla el trabajo de Raquel en el matinal y su café concert y de Kel en sus estudios. El capitulo en general estuvo bastante lento. no hubo grandes acontecimientos que mantuvieran al espectador en vilo frente a los hechos que se mostraban en pantalla. La idea principal es mostrar el lado humano de estos personajes que siempre vemos envueltos en polémicas, escándalos, cuestionamientos, etc. Digamos que su docureality es una “versión extendida” de lo que Raquel comenta en el matinal de su canal. Además vimos el extremo apego a Nico, su perro. Resumiendo, el programa esta muy bien armado en lo audiovisual, con gráficas atractivas y transiciones adecuadas, pero donde debería radicar su mayor atractivo quedó al debe: El contenido

Sin duda el gran imán para los programas de este tipo son la extrema vulnerabilidad frente al voyerismo propio de querer mostrar sus vidas en las pantallas de TV. La inversión hecha para este programa raya en lo desproporcionado haciendolo el programa mas caro dentro de su formato. Informan que el primer capitulo promedio 12,9 pts. de rating. Muchos lo toman como un “éxito” de la masiva anti-publicidad que se le ha hecho en los diversos medios sociales y algunos programas de TV. Personalmente lo atribuyo a los anticuerpos que generan sus protagonistas y, además, lo lento y poco atractivo que resultaron sus situaciones en la hora que duró el espacio. Si hay algo esencial en todo programa de TV es dar el primer gran golpe y crear un capitulo atractivo en su primer episodio. para así lograr enganchar al publico y así formar fieles telespectadores. Habrá que ver como se desarrollan las situaciones que se mostraran en pantallas y si son lo suficientemente atractivas para captar mas audiencia. Por lo pronto Las Argandoña solo será la primera de una seguidilla de espacios que muestren la realidad de diversos personajes… pero con esta primera impresión no le veo mucho futuro a esta nueva moda en nuestra cada vez menos creativa televisión.

Las Argandoña, Martes 23:10Hrs, TVN

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →