Seguramente oíste hablar sobre la serie Homeland, yo también he leído bastante sobre la serie, Como por ejemplo que merece todos los premios que ha obtenido, que las actuaciones son soberbias y que la historia es sumamente atrayente. Solamente tenía una reticencia: podría ser demasiado gringa y, quizás, muy densa. Pero me animé. me “conseguí” (ya saben a lo que me refiero con “conseguir”) la primera temporada completa y me dije “Bueno, si ha ganado tantos premios no debe ser tan mala” Me senté un Sábado después de almuerzo a ver el primer capítulo. Cuando volví a ver el reloj ya eran las 20Hrs. Si, la serie me atrapó y no me soltó hasta pasados 6 capítulos. la historia me atrajo demasiado y no hice más que rendirme a los encantos de la serie revelación del 2011.
 
La historia, a grandes rasgos (y dejando de lado esos detalles que le dan ese sabor a una serie) comienza con Carrie Mathinson. una agente de la CIA un tanto inestable mental y emocionalmente. Durante una misión en Irak un contacto en la prisión le dice que un soldado estadounidense ahora colabora con la red terrorista Al-Qaeda, Brígido. Todo se vuelve confuso para Carrie cuando se le informa que EEUU ha rescatado a un soldado que el ejército dio por muerto durante 8 años. De nombre Nicholas Brody regresa a su país convertido en héroe de guerra. Mientras el gobierno gringo celebra a su nuevo Capitán América, es Carrie quien desconfía de las intenciones de Brody, lo ve como una amenaza y cree que es miembro encubierto de Al-Qaeda (cosa que es cierta pero necesitará de las pruebas para incriminarlo). Acompañando a Carrie está Saul, su jefe y mentor que cuida de ella como si fuese una hija. El personaje de Saul es absolutamente necesario y reviste gran importancia en la vida de Carrie, él no lo sabe pero Carrie sufre de una desconocida condición mental -que descubriremos al correr los episodios-  que tendrá gran repercusión durante la emisión de la primera temporada. La conexión de Brody con la red terrorista más conocida del mundo no es mera coincidencia. con el pasar de los capítulos se va entendiendo como un Marine norteamericano puedo pasar al bando contrario por el cual esta luchando. También está la esposa de Brody que, pensándolo muerto, se mete con el mejor amigo del nuevo héroe americano, pero esa es una historia aparte.
 
No quiero dar spoilers (adelantos de lo que ocurrirá en la trama) pero Homeland se ha ganado todos los premios por méritos importantísimos… y merecido se los tiene. Las actuaciones son soberbias a tal punto de que me costó un poco tener cercanía con el personaje protagónico de Carrie debido a su condición esquiva. No es menor mencionar que Carrie es fanática del Jazz. Música absolutamente desestructurada que demuestra lo complejo de su personaje y calza a la perfección con su personalidad dispersa. Pero finalmente uno logra entenderla y también enojarse junto a ella -y con ella, que manera de hacer pasar rabias-… y sus caras ¡Oh, sus caras son lo mejor!. sus diversas expresiones faciales han llegado al punto de ser una parodia en el programa de humor Saturday Night Live. aplaudo de pie la interpretación de Claire Danes, la actriz que interpreta a Carrie. Sus nominaciones a los Emmys y Globos de oros son más que merecidas.

 

La primera temporada me pegó al sillón sin poder levantarme hasta saber cuales eran las intenciones de Brody y si llevaría a cabo su objetivo. Esa relación de amor-no amor que tiene con un personaje de la serie (les dije, sin spoiler) me hizo varias veces pensar “¡Oye XXXX, Como te enamoras de un terrorista… y sabes que es un terrorista!” Pero el amor es mas fuerte (dicen). Pero no todo es color de rosas. La hija de Brody, Dana, es insoportable. Es la típica adolescente que no sabe para donde va la micro pero de a poco se va dando cuenta de lo que realmente oculta su padre, se involucra y puede lograr que Brody deje todo de lado con tal de proteger a su familia… o quizás no, nunca se sabe con esta serie.

 

 
Con dos temporadas ya emitidas no hay puntos bajos. Homeland es patrióticamente gringa y moralmente anti-gringa. Nos enseña que vivir en una paranoia constante sobre terrorismo convierte a esas personas que uno elige democráticamente en los verdaderos terroristas -aunque en la serie decir “terrorista” es sumamente ambiguo- y en donde políticos no salen bien parados (Y bueno, en la realidad tampoco) ya que se muestra el verdadero poder burocrático que obtienen las esferas más altas del poder, la serie no duda en hacer una descarnada crítica interna al gobierno estadounidense y su modo de operar, pero a pesar de todo esto Barack Obama se ha declarado fan de la serie.. Un dato curiosos, por lo menos.

 

En Homeland los buenos no son tan buenos y los malos no son tan malos. Los agentes de la CIA no andan disparando por todos lados en autos rapidísimos estilo Tom Cruise. En Homeland nada es lo que parece ya que un personaje puede decir negro y al siguiente blanco sin ningún problema pero siempre manteniendo la coherencia y con bases y argumentos sólidos. En ese sentido los guionistas hacen que nos sorprendamos y jueguen con nuestras cabezas.

 

No me deja de sorprender la calidad que una serie puede lograr en un canal de cable. (Si, Homeland se emite por cable en EEUU) compitiendo directamente a las grandes cadenas nacionales donde la calidad está cada vez más cuestionada. Ya mencione los casos de The Walking Dead y Games of Thrones por dar ejemplos de lo increíble que se está haciendo en el cable norteamericano. ¿Es una buena serie? SI. ¿Es una gran serie? SI. ¿Tiene alguna pifia? SI, para algunos, quizás, les molestará el tono patriótico y de “God bless America”. pero al pasar los capítulos todo eso queda en nada por la constante tensión en el avance de la historia. Un puzzle sociológico que a varios nos encanta. mal que mal Homeland esta basada en el terror de un país… o lo que nos quieren hacer creer los poderosos por terror.