Breaking Bad: El querible narcotraficante

¡¿Cómo, aún no ves Breaking Bad?!» me decía una querida amiga en esas tertulias de día viernes donde la conversación relajada toma ribetes de enjuiciamiento. Pero era cierto, no había visto Breaking Bad. La serie más aplaudida por la crítica, siempre en el primer lugar en los rankings anuales sobre «las mejores series». Así que, como lo hice con Homeland, me puse a ver esta tan recomendada serie y me voló la cabeza… En la serie también vuelan cabezas, literalmente.

Partamos, como siempre, explicando la serie desde sus orígenes: Walter White es un genio de la Química, es seco, una mente brillante. Pero su gran potencial es infravalorado en una escuela haciendo clases. Su vida es tranquila con su esposa embarazada, su hijo (con problemas mentales) su cuñada y cuñado (que es agente de la DEA, algo así como la Brigada Antinarcóticos gringa). A Walter le descubren cáncer pulmonar. Pensando en el futuro de su familia y que solamente gana 40.000 dólares anuales por su trabajo como profesor, Walter conoce a Jesse, un joven drogadicto, ex alumno de él que además crea su propia metanfetamina. Walter le propone a Jesse que juntos hagan este producto y así poder dejar dinero a la familia cuando Walter muera. Juntos hacen la mejor droga jamás creada, casi 100% pura y de color azul. Walter está jodido y a medida que pasan los capítulos todo se va volviendo más miserable. Lo demás hay que descubrirlo. son 5 temporadas que lo único que hacen es subir, subir y subir su nivel. Incluso su vinculación con Chile es digna de mencionar. ya supimos que un capitulo fue musicalizado con la canción “1977” a Ana Tijoux y un personaje es Chileno. (No les diré quien, los que ya vieron la serie lo sabrán. los que no, a verla entonces)

[embedvideo id=»n3yOlRnCQko» website=»youtube»]

Breaking Bad es una joya audiovisual. Vince Gilligan, su creador, no escatima en mostrarnos planos detalles. planos macros, cámaras rápidas. la posición de las cámaras para darle una intención a la escena. Todo confluye en una obra de arte visual que solamente he visto en series Británicas. En Breaking Bad hay que estar muy atento con los detalles. nada pasa porque si, nada es al azar. todo está conectado con algo que veremos en varios capítulos más e incluso en avanzadas temporadas. Ahí entran los guionistas que magistralmente unen todas las cuerdas argumentales para darnos un producto de primera calidad… igual que la metanfeta de Walter.
La polémica no ha estado ausente de esta serie. ¿Es moralmente aceptable que un profesor de Química con cáncer terminal se meta en el negocio de la creación de drogas con tal de reunir plata para su familia? Walter sabe que es totalmente ilegal lo que hace. nosotros como espectadores también lo sabemos. Pero no podemos dejar de pensar que lo hace por una buena razón. ¿El fin justifica los medios? A veces da la impresión que si. Aquí tenemos la tendencia actual de algunas series: El Anti-Heroe, se me vienen a la cabeza ejemplos como House, Dexter o The Sopranos. Personajes absolutamente al límite de lo permitido moralmente que no dejan de ser empáticos y queribles ya que nos identificamos con sus problema aunque sus métodos de escape sean drogarse, matar o cometer algún otro tipo de acto ilegal. A medida que Breaking Bad avanza vamos viendo la degradación de los personajes en su entorno personal debido a diversos acontecimientos fuera de lo presupuestado. hasta Jesse le comenta en reiteradas oportunidades a Walter que “Nunca había estado tan mal desde que lo conoció”. por algo el nombre de la serie podríamos traducirlo como “empeorando” o “poniéndose malo”
La serie llega a su fin. la Quinta temporada fue separada en dos partes. La primera ya fue emitida y en invierno comienza a ser emitida la segunda mitad y final de los capítulos restantes. En USA es emitida por AMC y en Latinoamérica llega de la mano de AXN. Muchos han llamado a Breaking Bad como “La serie de los amante de las series”, y quizás tengan razón. La serie es gigante, enorme, cuidadisima hasta el más pequeño detalle, psicológica por todos lados y no deja indiferente a nadie, incluso hasta a sus detractores conservadores más acérrimos… y hay que ver Breaking Bad no sólo por su fama sino también por ser una de las mejores series de estos últimos años.

 
Esta columna de opinion tambien se puede encontrar en el sitio web de Revista Cosas: http://www.cosas.com/columnistas/rompiendo-teles/6660-breaking-bad-el-querible-narcotraficante

| Season 32 | Veo, escribo y hablo de series y tele | Creador de @Seriepolis | Locutor en #VHSeriepolis | http://www.facebook.com/televisivamente |

Send this to a friend