American Horror Story: Asylum, una santa crueldad

De los cantos, los bailes y las problemáticas juveniles que muestra semanalmente Glee, Ryan Murphy afloró el diablo que lleva dentro en American Horror Story Asylum, la segunda temporada de su serie de terror y suspenso bajo el sello FX.
Al parecer todos tenemos un lado bueno y otro malo, un ángel y un demonio muy bien guardados y que el mentor de éstas seriales si que sabe reflejarlas en la pantalla. Es que Murphy sorprende al jugar con la locura y el pánico.
Todo ocurre en Briarcliff, un instituto mental donde pasan eventos bastante extraños: un doctor que utiliza a los locos como chivos expiatorios para “mejorar la especie”, una monja poseída por Satán y que se vuelve bien lujuriosa, un chico que se comunica con aliens  y hasta un asesino que despelleja a sus victimas porque extraña a su mami son algunos de los hechos que marcan la trama, pero lo atractivo es que todo transcurre bajo el amparo de la Santa Iglesia.
La serie es bastante recomendable y tiene un estilo de antaño cargado de grises y toques setenteros. Las actuaciones de Jessica Lange como la Hermana Jude y Sarah Paulson como la periodista Lana  Winters se llevan mis respetos a toda costa. En Latinoamérica se puede ver por FOX y Murphy ya confirmó una tercera temporada… quizás le quedó gustando generar miedo en el público.