Alegría, ya nada es aBOOrrido

Nuevamente, haciendo zapping por mi tv, encontré un programa que con sólo ver 2 capítulos me conquistó por completo. ¿Han visto alguna vez un concurso de belleza infantil de EEUU?, los llamados Glitz; esos donde las niñas chicas tienen peinados enormes con mucha laca, sonrisas extremadamente grandes y falsas, pasitos de princesa y que sólo lo hacen porque sus madres están obsesionadas con los concursos de modelos; algo así como lo que se muestra en la película “Little Miss Sunshine”. Bueno, Alana Thompson es una pequeña de esas, aunque tiene algunos detalles que marcan la diferencia de forma muy graciosa.
Con apenas 7 años, la pequeña Alana se transformó en un fenómeno en la TV gringa por su llamativa personalidad y su divertida familia. La menor tiene más personalidad que todos los presidentes de la historia de su país juntos y está obsesionada con ganar dinero a través de los concursos de belleza infantiles. Aunque su aspecto es más rellenito que el de la mayoría de sus competidoras, no se complica y destaca por su actitud extrovertida. Le gusta que la llamen Honey Boo Boo y de ahí el nombre del show: “Llegó Honey Boo Boo” (Here Comes Honey Boo Boo).
Su madre está obsesionada con los cupones de descuentos que aparecen en las revistas y prensa de USA. Con ello, logra ahorrar dinero para comprar tenidas y pagar a los entrenadores de Alana para cada certamen. Tiene una hermana embarazada, otra que es algo ruda y terca, un cerdo como mascota al que llama Glitzy y que jura que dice su nombre y así otros personajes que no solo rellenan el guión, sino que aportan a la trama y las  locuras de los Thompson, donde luchan constantemente por bajar de peso comiendo comida chatarra y golosinas (quien los entiende).
El programa ha recibido bastantes críticas por la explotación a la pequeña, los malos hábitos alimenticios de la familia y la constante presión ante los concursos, pero también se ha ganado muchos seguidores por su ironía, entretenidos eventos y fascinantes dichos y bailes de Honey Boo Boo como algunos que aparecen en el video más abajo. Incluso, Jennifer Lawrence (actriz de Los Juegos del Hambre) comentó en una entrevista que chocó su auto al creer haber visto a Alana en la calle. 
El show es transmitido por la cadena TLC, pero ojo con los horarios, porque la traducción latina es una mezcla entre venezolano y cubano y no a muchos les puede gustar (a mi me gustó mucho más porque le da un toque extra a lo gracioso del programa; es como ver un culebrón venezolano, pero para matarse de la risa). Conoce a esta naciente estrella de la comedia y júzgala según tu parecer, pero al menos una risa te sacará, eso te lo aseguro. 

3 Comentarios ¿Quieres opinar? →


  • Anonymous

    lo vi anoche, me gustó, lo q aborrecí eso si fue el apestoso doblaje, lo dan siempre así? o alguna vez lo dan con subtítulos?

    • Al parecer el doblaje es siempre así porque es para TLC latinoamérica. Puedes buscar algún sitio de series donde puede estar con subtitulos o la versión original.

  • Yo soy venezolano y eso no es el castellano de mi país. Pese al que el “lenguaje” de los delincuentes difiere del “normal”, es fácilmente reconocible cuando es venezolano..eso es un cubano al 200%, un cubano libre, fajado y rajado. Distorsiona el programa.

    PD: rajado (algo muy intenso)