Amor v/s love

En MGM, el canal televisivo de la Metro Goldwyn Mayer, está pronto a transmitir la final de un dating show llamado The Bachelor. En el programa, un soltero busca entre 25 mujeres a su “media naranja”. El mecanismo de eliminación se basa en que el hombre entrega rosas semana a semana y aquella que no recibe una es eliminada. Es un show de la cadena ABC y lleva más de 15 temporadas al aire, siendo la temporada 14 la exhibida hoy por MGM.
Cuando me enteré de la existencia de este show se me vino inmediatamente un nombre a la cabeza: Edmundo Varas.  Es que el ganador de Amor Ciego es como el niño símbolo del esfuerzo, el chico que trabajó y luchó contra el resto por su amor a Carolina Bastias, la entonces princesa del programa de Canal 13. El primer dating show de la TV chilena fue un éxito, incluso hubo segunda versión, pero si la comparamos con The Bachelor tiene 4 elementos que me gustaría rescatar.

Primero: Carolina Bastias y Jake Pavelka (el soltero de la actual temporada emitida por MGM) son estereotipos de la princesa Disney ideal y el príncipe azul de los cuentos. Imposible que amanezcan perfectos, peinados, sin una cara de culo como la gente normal. Por ejemplo, los orígenes de Cary eran sumamente humildes, casi la niñita pobre que llegó a ser reina como si fuera la cenicienta, aunque lo atractiva que se veía es indiscutible. No nos pongamos ciegos, estaba más maqueteado todo que trabajo de arquitecto. Todos tenemos nuestras mañas medias escondidas y es imposible sonreír todos los días; uno igual tiene su carácter que inevitablemente aflora tarde o temprano, así que ahí es el primer punto donde se cae el show.

Segundo: en la versión estadounidense el soltero protagonista se besa con todas, no te estoy bromeando, con todasy lo mejor que es las mujeres saben que se las gorrea en su cara, pero aún así lo aman incondicionalmente (quién como él). Bueno, en la versión chilena, con suerte hubo besos cagones al final del programa y, si entramos en detalles, el esperado beso final de Edmundo con Carolina fue bastante pobre, hasta un beso de abuela es más candente, incluso Cary mostraba cierta cara de asco (pobrecita, la pega es la pega). 


Tercero: cuando quedan las finalistas en The Bachelor, el soltero conoce a las familias de las “afortunadas”. Se imaginan lo que es conocer al papá de tu pareja sabiendo que él conoce toda tu trayectoria amorosa y, sobre todo, que te comiste a todas las chicas del dating, ¿con qué cara lo saludas? Y lo mejor es que, en la temporada de MGM, ¡Jake ni se arruga! ¡Todo EEUU sabe a quién besó y a quién no y hace como si nada! Como dirían por ahí: “cara de nalga”, pero igual quedó como winner entre los hombres (jajajaja). En cambio, si Cary hubiese hecho lo mismo en Chile, todos nos imaginamos de qué la catalogarían, aunque haya un contexto que lo justifique. La pobre no podría salir a la calle porque las piedras le lloverían del cielo.
 

Cuarto: geniales viajes. El dicho “mi amor, te llevaré al paraíso” en serio se cumple con este tipo de datings shows. Por lo menos en la temporada 14 de The Bachelor, viajan a las isla Santa Lucía que queda en pleno Caribe (si no te enamoras allí, dime dónde). Pero la versión chilensis tampoco se quedó atrás, ya que Cary con sus 3 sobrevivientes amorosos fueron a Paris, el lugar emblema del amor.

Ha sido tanto el éxito de The Bachelor en USA que tiene temporadas donde el que elige es un hombre, otras donde una mujer se regodea entre 25 hombres y, hace poco, nuevas temporadas donde se mezclan parejas. En cambio, en Chile sólo ha habido versiones donde la mujer es la que escoge, ¿por qué será? Igual se entiende que es un formato feminista que busca imponer el poder de la mujer sobre el machismo social, pero ¿acaso un hombre no tiene derecho a escoger en este tipo de show a nivel nacional? Yo creo que sería mucho mejor ver a mujeres peleando por un hombre que a hombres luchando por una mujer, más que mal, las damas son mucho más celosas y posesivas cuando de amor se trata.

Al parecer, TVN habría comprado la licencia para desarrollar The Bachelor en Chile y, según vi en programas de espectáculos (por no decir farándula), se pensaba en el tenista Fernando González para ser el afortunado soltero codiciado. ¿Qué opinas?, ¿sería bueno este tipo de dating show en Chile?, ¿tendrá las mismas experiencias y juicios sociales que en EEUU? La dejo ahí, para la reflexión. 

*Todo lo escrito en esta columna es de absoluta responsabilidad de quien la escribió y no refleja necesariamente la opinión de EpisodioPiloto.tv 

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →