Hay que decirlo: Las series de televisión viven su momento de mayor apogeo. Quien diga lo contrario es porque no se ha dado cuenta que ahora podemos disfrutar de series creadas exclusivamente para plataformas web o de la incipiente llegada de grandes nombres del cine a la televisión. Como lo es Kevin Spacey y David Fincher en House of Cards, John Goodman en la nueva serie de Amazon, Los Hermanos Wachowski con su reciente incorporación a Netflix o Kevin Bacon en The Following. Detengámonos en este último (Ya que es sobre lo que escribo ahora, obvio) y veamos como The Following se convierte en un grata sorpresa televisiva. Es cierto que Bacon había manifestado su interés de entrar al mundo de la televisión con una serie rompedora y exitosa… y no lo pudo hacer de una mejor manera.
 
A grandes rasgos la serie trata de Ryan Hardy (Bacon), un retirado agente del FBI que vuelve a su antiguo trabajo de investigación como “colaborador” cuando una serie de asesinatos y diversos hechos macabros son atribuidos a Joe Carroll (Interpretado por un sonrientemente malvado e inquietante James Purefoy) que, estando preso, ha creado una especie de culto con diversos seguidores que matan sin piedad. Hardy vuelve a investigar dichos hechos cayendo así en una especie de maraña que parece no tener fin. Carroll tiene como objetivo elucubrar una serie de eventos muy bien elaborados con la seria intención de vengarse de Hardy. ¿El motivo de esa venganza? Involucrarse sentimentalmente con la esposa de Carroll. 
 
Lo cierto es que Bacon se luce en el papel de este agente que en el 2003 dirigió el equipo que capturó al asesino serial Joe Carroll. Gran detalle es que Hardy involucra sentimientos en su trabajo, es lógico. Ama a la mujer de Carroll y eso le ha llevado a tomar equivocaciones o actuar irresponsablemente con los sentimientos a mano. Además de ofrecerse voluntariamente a ser matado en vez de la víctima inocente “Matame a mi, no a (Inserte aquí nombre de la víctima inocente de turno)” debe ser la premisa de cada capítulo. Pero Carroll, al parecer, tiene otros planes para su perseguidor.
 
Es el personaje de Purefoy quien se roba la película… o la serie. Carroll tiene esa mirada inquietante pero pacífica, posee ese encanto de charlatán que logra crear un séquito de personas en su culto en base a los libros de Edgar Allan Poe. No tiene miedo de matar a personas inocentes si eso conlleva un fin literario y “artístico”. Es así como sus macabras intenciones forman parte de “capítulos” literarios que nos pueden parecer de lo más macabras aunque todo tiene referencia a los libros de Poe (a quien nos recalcan una y otra vez en la serie). También tenemos a los gays/después no gays/otra vez gays que acompañan a Emma. La seguidora de Carroll más obsesionada con él. No deja de llamar la atención la cantidad de gente que se unió a este culto. llega a ser un poco irrisorio que persona que vemos en pantalla nos puede parecer un potencial miembro de Carroll. Me pasa esa sensación.
 
La serie no es perfecta pero entretiene. Tiene sus defectos, como que Hardy siempre corre absolutamente solo detrás de los malos ¿Donde esta todo el FBI que estaba atrás?, entre otros puntos. A pesar de eso es una serie atrayente. No es muy pesada de seguir y tiene uno que otro punto más que destacable (Creo que nunca la canción Sweet Dreams en la versión de Marilyn Manson había sido más inquietante). Pero en vista de que varios estrenos no han dado la talla en calidad argumentativa es donde The Following demuestra ser la inesperada sorpresa del Mid-season junto con otras series contadas con los dedos de una mano. Es ahí donde FOX (Cadena que la emite en EEUU) no ha dejado de darle la mayor publicidad posible y al parecer ha resultado ya que podremos seguir disfrutando de como Hardy intenta cazar a Carroll por varios capítulos más en su segunda temporada.
 
Estamos frente a una serie procedimental (Esas que tienen una historia por capitulo). Pero con una vuelta de tuerca que nos enfrenta con finales de episodios dejándonos la sensación de querer seguir viendo y no esperar una semana más para saber como continua la historia. Esperemos que la historia no descienda. A pesar de, como lo dije anteriormente, no ser perfecta es un hecho bastante llamativo ver cómo se va tejiendo este puzzle policial del más clásico relato del héroe y villano. Lo ultimo es que hace un tiempo leí que, en todo de broma, todo Estados Unidos esté en contra de Ryan Hardy y viendo el desarrollo de los capítulos, a lo mejor, no es tan desquiciado pensar en algo así.
 
The Following, Viernes 00Hrs. por Warner Channel / Desde el 7 de Abril a las 23:30Hrs. por TVN


Esta columna tambien está disponible en el sitio web de Revista Cosas:

2 Comentarios ¿Quieres opinar? →


  • Anonymous

    Esta serie me decepcionó desde el piloto. No tengo problemas con la producción ni con las actuaciones, la cosa está bien hecha, pero el guión es, sin dudas, el punto débil de la historia. Más que causar miedo o rabia o lo que sea que un thriller deba provocar en la audiencia, me da risa la estupidez (no quería decir esa palabra porque es un tanto exagerada en cuanto a cómo veo los diálogos, pero es la única que se acerca) de algunos personajes, especialmente de los seguidores de Carrol, el trío que secuestraba a Joey. Recuerdo en particular la escena en la que [spoiler alert] Ryan está atado en la silla y empieza a bromear sobre la sexualidad de los jóvenes y del threesome que tienen con Emma. No sé si el personaje de Kevin Bacon era lo suficientemente inteligente para distraerlos con sus bromas o ellos eran realmente ineptos para caer en su troleo. Como sea, vi alrededor de seis episodios y sería todo. Para ver un thriller bien hecho, mejor sigo con Hannibal (mientras siga al aire).

    • Gracias por tu opinión. Creo que no es una mala serie. tampoco una obra maestra. Sin duda hay situaciones que son un tanto absurdas pero son las menores. Saludos!