Una vuelta necesaria a la farándula

Discriminación, homosexualidad, comunidades afectadas por chistes hirientes, prostitución y hasta ausencia de un padre en la crianza de su hijo son los nuevos temas que la farándula nacional toca actualmente en la TV chilena. El vuelco que ha tomado este género es mucho más crítico y debatible, abriendo su campo a nuevos escenarios tales como las conversaciones de oficina, las reuniones entre cargos importantes y potenciando otros como los matinales o los late show, favoreciendo el debate dentro y fuera de la pantalla chica.

Al parecer, los implantes de silicona o las relaciones amorosas entre futbolistas y modelos ya no venden como antes, aunque existen programas de farándula que pretenden mantener viva la vieja fórmula. Uno de ellos es SQP, un programa con años de trayectoria en CHV, pero cuyo panel no realiza un análisis profundo o que realiza un juicio donde las opiniones se basan en apreciaciones personales más que en conocimientos profesionales. 
En cambio, esta semana se ha demostrado que la farándula igual puede tocar temas de relevancia nacional y cuyas consecuencias pueden afectar a la sociedad. Uno de estos temas es la homofobia y la poca tolerancia a las diversidades. El animador de Mega Kike Morandé, en una entrevista para La Tercera, comentó que le molesta ver a una pareja de homosexuales demostrar su afecto frente a él. Tal apreciación fue tema obligado en los paneles de farándulas y, también, en los de matinales como el de Buenos Días a Todos (TVN) y Bienvenidos (13). Lo interesante fue el foco que se  dio, ya que, en vez de tratar de manera superficial el tema, muchos programas dispusieron parte considerable de su programación para enjuiciar el rol de los comunicadores sociales en TV y el cómo se enfrenta la homosexualidad en el Chile de hoy. Por ejemplo, el matinal Bienvenidos invitó a Jaime Parada, vocero de Movilh, quien motivó a los homosexuales a mostrar públicamente sus sentimientos y a no pensar en el prejuicio que pudiesen generar sus actos, contradiciendo la idea de Morandé.
 El programa Alfombra Roja Prime (13), en su última edición de este sábado, tuvo entre sus invitados a Carlos Nair Menem, hijo del ex presidente argentino Carlos Menem, para tratar sobre el supuesto impedimento que Cecilia Bolocco impone al ex mandatario para estar con su hijo Máximo. Al comienzo, la discusión se basó en la opinión de Menem y las trancas de la ex Miss Universo para una correcta relación padre-hijo. A medida que continuaba el programa, se comenzó a priorizar la seguridad del menor por sobre el posible pelambre que se pudo haber generado por la situación que trataba, donde las opiniones eran basadas en puntos objetivos como la integridad de Máximo, el cómo se expone al pequeño en un mundo que no le corresponde vivir y la falta de iniciativa del padre para mantener una relación directa con su primogénito. 
Paneles con invitados expertos sobre el tema, animadores con opinión clara, temas de índole nacional y participación del público han tomado protagonismo ante esta nueva farándula. Las redes sociales lo demuestran porque, por ejemplo, en Twitter #Morandé y #Murdock (por su chiste antisemita) han estado entre los temas más comentados. El periodismo rosa adopta una nueva vuelta, pero deberá romper con su imagen superficial y vulgar para ser tratada con respeto y ganar nuevos adeptos ante las temáticas sociales que hoy trata.

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend