"Arrested Development" o un puzzle hecho serie

No hay mal que por bien no venga, dicen por ahí, y quizás esta expresión se amolda bastante bien a lo ocurrido por la serie Arrested Development (AD) donde “Una familia millonaria que lo perdió todo y donde su hijo hace lo que sea para mantener a su familia unida “ fue cancelada luego de 3 temporadas el año 2006. Aclamada por la crítica, pero de muy baja audiencia, AD logró la categoría de «comedia de culto» y de «La mejor comedia de televisión» (lo siento, Seinfield) luego de que la cambiaran de horario, de canal y finalmente la cancelaran provocando el enojo de los seguidores más under.
 
Lo cierto es que AD no es una serie fácil. Incluso su creador ha comentado que la serie estuvo adelantada a su tiempo… y algo de razón tiene, ya que para poder seguir la serie hay que estar demasiado atento por las constantes flashback, referencias a la cultura pop, juego de palabras, detalles en la imagen, chistes que solo se entienden si viste 2 temporadas anteriores. En resumen, y como lo puse en el título inicial, la serie es un constante puzzle que se va armando a medida que van pasando los episodios: Algo que no tuvo sentido en el capítulo 2 lo tendrá con la explicación del capítulo 16, bromas a un ritmo vertiginoso, demasiada información para los 20 minutos que duraron los episodios de las 3 primeras temporadas y una pizca de incesto hace de AD una de las pocas comedias que hay que ver 2 veces. La primera para, obviamente, ver la novedad del episodio nuevo y la segunda para poder comprender algo de lo que viste en el primer visionado… Quizás por eso la serie fue cancelada. es un nuevo nivel de humor. A todo lo dicho se le suma su estilo “mockumentary” (falso documental) que tan bien ha explotado The Office o Modern Family.
 
Para los que seguíamos la serie nuestro júbilo fue mayor cuando supimos que Netflix (que ya ha hecho de las series de producción propia un tremendo negocio con 3 estrenadas con increíble éxito y muchas más por venir) la rescataría del olvido y le otorgaría una cuarta temporada con el elenco más los creadores originales. Pero ese entusiasmo también se convirtió en incertidumbre: ¿Lograría la serie mantener el nivel de sus años anteriores?. Lo que encontramos fue una temporada con altos y bajos debido a que ahora cada capítulo está centrado en cada uno de los personajes (producto de la apretada agenda que tuvieron los actores). Lógicamente hay personajes que dan mucho juego y otros que no. Por eso el inicio de la temporada cuatro es algo débil para después incrementar su nivel y ya en casi la mitad de temporada vuelve a recobrar su espíritu políticamente incorrecto y de una acidez mordaz logrando así una buena temporada y en espera de que Netflix haga propia la siguiente entrega que, hasta el momento, no está confirmada.
 
Arrested Development es una serie que hay que ver si o si. no caen en el chiste simple o burdo y siempre le encuentran una vuelta de tuerca ingeniosa ya sea para una situación específica o para criticar a la sociedad desde el punto de vista más venenoso posible. atrayendo a un público más inteligente y darle cierto status a unos guiones hechos de manera milimétricamente para que el espectador pare el capítulo lo retroceda y lo vuelva a ver para encontrarle la vuelta de tuerca que esos despiadados guionistas nos quisieron contar… esos guionistas, como nos subestiman.
 
Arrested Development, Todas sus temporadas, incluida la nueva, por Netflix