Hasta siempre, Tony “Gandolfini” Soprano

Gandolfini pensó que no le darían el papel de Tony Soprano, En Vanity Fair dijo “Pensaba que se lo darían a un tipo estilo George Clooney Italiano”. Una de las pocas cosas de las que uno no quisiera escribir es sobre una noticia lamentable. Una noticia que cuesta creer que es cierta y que llega a lo más profundo como seguidor de grandes serie: Tony Soprano ha muerto. Perplejo quedé frente a la pantalla del computador al enterarme que la noticia del fallecimiento del actor James Gandolfini estaba inundando el timeline de Twitter. Es de esas informaciones que cuesta asimilar ya que, como toda muerte producida por un infarto, es inesperada. y más aún cuando el protagonista de la noticia es, también, el protagonista de una de la series más emblemáticas que ha parido la televisión contemporánea. HBO, el hogar de la serie The Sopranos confirmaba la noticia y se nos hacía un nudo en la garganta. Era cierto, era real. Se confirmaba la muerte de un grande de Hollywood.

 

Gandolfini había tenido papeles menores durante su carrera actoral. Fue cuando le llegó la oportunidad de participar en The Sopranos el gran punto de partida para una meteórica proyección mundial que lo tuvo en distintas películas con nombres reconocidos. En la serie interpretaba a Tony Soprano. Un gangster bastante “humano” que asistía a la consulta de la Dra. Melfi. Psicóloga que logró entrar en la cabeza de uno de los capos de la mafia dejando en evidencia sus miedos, temores, miserias y el hambre del poder. Tony podía matar a sangre fría y después sentarse en el sofá a comer helado viendo el History Channel. Tony podía llorar mientras manejaba y después estrangular al que se lo merecía. Esposo, padre e hijo, Tony Soprano es el punto de partida en muchas series que encontraron en él la posibilidad de darle a los personajes la opción de “oye, son humanos, también pueden tener problemas, defectos y carencias” imprimiendo tridimensionalidad argumental a esos protagonistas que se veían de cartón. Gandolfini logró plasmar esas inseguridades al jefe máximo de una organización mafiosa. logrando lo que muchos no esperaban: Llegar a querer y comprender a un antagonista. Cosa que hoy es recurrente en las series The Sopranos logró ser pionero en esos “queribles malos”.
Es difícil separar al actor del personaje. En el caso de Gandolfini es imposible no recordarlo como Tony, el patriarca de la familia Soprano. Que tuvo más de 80 capítulos. Es reconocida por el Sindicato de Guionistas de EEUU como “La mejor serie escrita de la historia” además de estar posicionada como la serie más vista en la historia de HBO. Gandolfini estuvo nominado a premios siempre en las seis temporadas que duró la serie de los cuales ganó 3 estatuillas.

Retiro lo dicho del principio. Gandolfini no ha muerto. Tony Soprano no ha muerto. El legado seguirá vivo por generaciones. Precursora de el mejor momento que viven las series televisivas actualmente. Difícil elegir el mejor momento de la serie… es demasiado difícil. Pero eso es lo bonito de la ficción. Eso es lo bonito de las series de TV, La mediocridad de algunas hace enaltecer el legado de la familia Soprano. Gandolfini es Tony y Tony es Gandolfini. Imposible separarlos pero fácil recordarlos.

| Season 32 | Veo, escribo y hablo de series y tele | Creador de @Seriepolis | Locutor en #VHSeriepolis | http://www.facebook.com/televisivamente |

Send this to a friend