La evolución del "seriespectador"

El mundo avanza a pasos agigantados en la revolución tecnológica, las series de televisión también son parte importante de esta espiral, pues la forma de verlas ha experimentado ciertos cambios, los cuáles no los habríamos dimensionado hace 20 años atrás. El ver televisión ya no se restringe al estar frente al medio material, pues con el tiempo hemos podido acceder a su contenido mediante diversos instrumentos tecnológicos ligados a la inmediatez, y a lo práctico. Es así como las series han demostrado un auge en los últimos años, y nos han permitido sumergirnos en un universo de posibilidades, incrementando nuestro espectro imaginativo.
 
Hoy en día, se ha hecho una costumbre en las personas que seguimos alguna serie querer ver un capitulo tras otro, lo que se ha determinado como “Binge Watching” o para nosotros los que hablamos español, un “Maratón de series”. La sed visual se nos hace incontenible y queremos seguir viendo más y más hasta que no nos damos cuenta que hemos pasado más de 4 horas viendo una serie. Queremos saber si algún zombie muerde a alguien en The Walking Dead , saber quién es el asesino en The Killing, o tal vez copuchar que lío amoroso vs la salud de los pacientes nos depara el próximo episodio de Grey’s Anatomy.
 
Pasar horas pegados al televisor viendo nuestra serie favorita era algo totalmente impensado en los años 90s y hasta mediados de la década pasada. Nos debíamos conformar con ver las series en TV abierta o en cable, con meses (o hasta años) de retraso en comparación a su emisión original en el país nativo. No nos quedaba otra, pero la tecnología avanza, el mundo evoluciona y descubrimos nuevas maneras de poder estar al día con nuestras ficciones favoritas.
Atrás quedaron esas esperas eternas por una nueva temporada o, en algunos casos ni siquiera se seguía emitiendo una serie. Hecho representado en los canales nacionales, donde series de televisión, sobre todo estadounidenses, son maltratadas siendo colocadas en horarios imposibles o simplemente siendo eliminadas de la parrilla sin siquiera terminar la temporada. El caso del cable es distinto, ahí las series son emitidas sin problemas salvo ese detalle de que se exhiben semanalmente. Sigamos sumando, el caso de Netflix también es una de las opciones más interesantes. En esta plataforma de streaming podemos encontrar una gran variedad de series con varias temporadas para ser visionadas al instante sin siquiera pestañear. ¿Terminaste un capítulo? No te preocupes, no debes esperar una semana para el siguiente. En Netflix puedes ver la temporada completa de una serie en una tarde, ese modelo hace que nosotros como consumidores seamos los más agradecidos.
 
Últimamente la forma en la cual conseguimos series no es la más santa. Internet ha hecho que podamos tener acceso a casi cualquier ficción en el mundo. Podemos encontrar series Inglesas, Españolas, Australianas, Neozelandesas, etc. Series que son emitidas en su país originario son colgadas en Internet minutos después de finalizado el capítulo por televisión; ésta nueva modalidad de «conseguir» series ha hecho que los mismos canales de cable se pongan las pilas tomando la decisión de emitir capítulos estrenos a la par con EEUU para así evitar la piratería. ¿Quiénes ganan con esta medida? Nuevamente nosotros.
 
Hacer un maratón de series es algo que se está poniendo de moda. La llegada de packs en DVD, el video por streaming, los Smart TV, Apple TV y, sobre todo, el internet hace que seguir una serie actualmente sea muchísimo más fácil. Además de ponernos al día con nuestra ficción favorita también es bueno para debatir con la pareja o con amigos y así compartir diversas visiones sobre lo que se está mostrando, o también para verlas tranquilamente en soledad.  
Así que ya lo sabes, pégate un maratón de series algún día de aburrimiento y matarás el tiempo rápidamente. Me lo agradecerás.
 

 

| Season 32 | Veo, escribo y hablo de series y tele | Creador de @Seriepolis | Locutor en #VHSeriepolis | http://www.facebook.com/televisivamente |

Send this to a friend