La TV Chilena y la Masividad

La medición del rating, sin duda a tomado el control de nuestra pantalla chica, de un tiempo a esta parte. Básicamente ya no podemos ver algún programa de televisión chilena sin estar preguntándonos inmediatamente “¿Como le habrá ido?”. Efectiva o no esta medición numérica marca una especie de estándar en la opinión del publico. “Sino lo ve mucha gente es porque debe ser medio malo” o “¿Tan bien le fue? Entonces debe ser súper bueno” y esta regla general (pero no taxativa) se aplica a casi completamente toda la programación nacional. Y fíjese que remarco el casi, ya que hay eventos nacionales que se ausentan de esta regla notablemente. 

 
El pasado Viernes 11 de Octubre a eso de las 17:45 todo nos comenzamos a sentar frente al televisor para disfrutar del que creíamos seria nuestro boleto directo al Mundial de Brasil 2014, en CHV comenzaban a mostrarse las alineaciones, se destapan las cervezas y sacábamos nuestra camiseta regalona para el esperado partido de Colombia v/s Chile. Nos calentamos todos cuando luego de los primeros 45 minutos la cuenta nos favorecía 0 – 3, llamamos a los amigos y nos pusimos de acuerdo como nos íbamos a Plaza Italia o donde era la celebración hoy. Con mas mala suerte que la ardilla de la Era del Hielo, nos llegó el karma y algo paso que se nos vino la noche encima. Ese “evento” transmitido por la TV marcó 39,4 puntos de rating en promedio, es decir mas de 700.000 personas vieron ese partido, gritaron con ese partido y lo mas probable es que putearon con ese partido. A los pocos días después, en casa, pasó simplemente lo que tenia que pasar. Entre los grandotes ecuatorianos se alzó el niño maravilla y ahí en lo alto cabeceo como si ese gol valiera un mundial (Y valía mas que eso), luego apareció el Pitbull y nos quedamos sin voz para gritar el 2 – 0. No nos agrandamos porque conocíamos la historia reciente, pero los que si se agrandaron fueron los números, casi un millón de personas veían ese partido logrando un peak de sintonía de 60 puntos de rating, alcanzando la sintonía mas alta de todas las clasificatorias para el mundial de Brasil. Este “evento” no es solo televisión, cuando mas de un millón de personas aproximadamente están viendo un partido por la televisión (y yo creo, sinceramente, que se quedan cortos esos números) no es un asunto de rating, no es un asunto solo de la televisión, es un tema de todos. (fuente: TimeIbope) 

 
El Festival de Viña del Mares otro ejemplo. Cuando tenemos este evento musical en Febrero, no hablamos solo de un programa de televisión o por otro lado, “solo” de un festival. Hablamos de un evento masivo con una marcada tradición familiar. Si bien el festival ha perdido el efecto, el impacto y la reunión social que marcaba anteriormente, este sigue siendo nuestro festival. Ese del cual siempre terminamos preguntando “¿Y quien está hoy día?”. Porque a pesar de todo nos importa. Y porque sigue siendo un “evento” que marca socialmente y reúne de alguna forma sino a la familia, a los amigos, a los pololos, a los amigos. Díganme quien cuando era chico no se juntó con la familia al menos una noche a ver el Festival de Viña del Mar. La TV puede ser criticada como la caja estúpida, pero esa caja estúpida tiene una y miles de razones y excusas para juntarte con tu familia o tus amigos. Si tu no eres capaz de juntar a la familia, deja que la TV lo haga con alguno de sus “eventos”. 

 
Y por ultimo tenemos la cruzada solidaria de la que siempre he creído que somos campeones mundiales. Porque podemos ser los peores en muchas cosas, pero al menos esos dos días al año en que se produce la Teletón, les juro que yo me creo que tenemos el mejor país del mundo. Me dan lo mismo los codazos, los gritos del Rafa Araneda, las mismas cancioncitas de siempre, la edición “Teletón” para editar sus notas humanas con las historias de las familias esforzadas, díganme mamon o lo que sea pero a mi todos los años al menos una vez se me cae una lagrima con alguna historia. Que la mitad es show, que ya se juntó la plata, no interesa. Detrás de todo eso hay historias y todos la ven, es un “evento” masivo del que todo participan de alguna forma y de nuevo esa maltratada caja es la excusa perfecta. Si bien la Teletón cuenta con la ventaja de ser transmitida por todos los canales, aun así junta un grupo importante de telespectadores que se reúnen por este “evento”. Porque no podemos meter a la gente de Punta Arenas en el Estadio Nacional, porque los de Putre no les alcanza el pasaje para ir a meterse al Teatro Teletón, porque en Chonchi hay una señora que quizás ni puede pararse, entonces ella pone su antena y aun así puede ser parte de la Teletón.
 
La relación que se genera entre el telespectador y la TV en estos “eventos” masivos es inquebrantable, es el medio mas idóneo para poder transmitir esos sentimientos de alegría, de tristeza, de rabia, de odio. La TV encuentra en estos momentos el punto exacto de conexión con quien no esta presente, con esa persona que quizás le carga la televisión chilena, que nunca prende su caja cuadrada pero justo en ese momento en que Sánchez hace un gol, en ese momento en que Don Francisco grita en el Estadio Nacional, en ese momento en que 15 mil almas gritan “Antorcha” en la Quinta Vergara, se hace uno mas. Todos somos uno. Puedes verlo en un LED Samsung, en un Recco de hace 10 años, o en un televisor Bolocco en blanco y negro, pero cuando cae ese gol, todos lo gritamos igual. Esos “eventos” especiales que marcan la pauta anual de momentos, no son de la TV, tampoco son de la Radio. Son de todos nosotros. Son de Chile. Por eso queremos que los partidos de la selección no sean de un canal que pone a su animador de turno a “animar” el asunto. Ni que el Mundial sea de los que pueden pagar. Queremos que eso sea de todos y en HD. Y en el papel hasta ahora, las cosas se ven bien. ¡Nos vamos al Mundial! ¡Viva Chile Mierda! 

Comunicador Audiovisual, Fotógrafo, Guionista y Director de las cosas importantes de mi vida. Fanatico de los Sitcom, Late y la comedia. La vida es demasiado importante para tomarla en serio.

Send this to a friend