Buenas Noches: Un buen intento

Buenas Noches es la nueva apuesta “estelar” de Canal 13. Se estrenó hace un par de semanas y pretende ser un nuevo programa de TV, con un estilo de Late gringo. Si bien intenta ocupar bastantes códigos de este tipo de programas, lamentablemente a mi parecer, no logra el objetivo.

Hay 2 elementos (dentro de muchos otros fundamentales) en los programas gringos o británicos, que en este caso no se cumplen, y en general en Chile tampoco. Aquí se copia el estilo un poco más de Argentina o hasta de España muchas veces (algo muy entendible por el idioma). Pero estos 2 elementos presentes en shows de todo tipo, hacen que el programa, por un lado, fluya mejor y cumpla más con la pauta propuesta, y por otro lado, tenga su reconocimiento en medios y en la audiencia respectivamente. Para comenzar debemos mencionar el silencio y los espacios. En Chile, como ya decía, se copia y se tiene una actitud mucho más de Argentina. (Por realidad social innegable, somos Latinoamericanos) Esto de hablar, hablar, rellenar, y seguir hablando. Que el invitado hable sobre ti, se interrumpan, y cuenten, y hablen, el otro también hable, otro grite. Y todo eso salió sólo de una pregunta . En los programas gringos, en especial los Late, se deja el espacio. El animador hace una pregunta, el invitado contesta, se intervienen moderadamente y seguimos. El animador hace un chiste, el resto escucha, se ríe y responde o seguimos. Es un análisis bastante majadero y latero, pero es básicamente el saber escuchar al otro, y darle la misma importancia de lo que uno dice. Así destacan las preguntas, las tallas, chistes, comentarios, etc. Nada pasa colado. Otro elemento que es más relacionado al marketing, es la figura del animador. No se puede hacer un programa donde el animador pase “piola” o sea él, es el amo y señor de el programa. Allá la mayoría de los programas tienen el nombre en grande del animador y este le da su total sello al programa, él se hace cargo de todo, en él cae el peso de lo fome o entretenido del programa. Aunque suene ególatra, todo debe girar en torno a él, y él debe llevar la verdadera conversación, no donde el invitado quiera.

En el caso de este programa, no se da ninguno de estos dos casos. Hay un “setteo” muy chileno aún. Tiene la pinta de ser un Late, pero uno que va una vez a la semana, que no tiene monólogo, que el animador sólo ánima y presenta, que no tiene segmentos marcados, entonces al final no es un Late. Tiene toda la pinta, pero no. Y es en esa confusión de identidad es donde se cae este programa. Se nota su interés, su preparación y su trabajo por intentar hacer un excelente programa y lo es. Es un muy buen programa, pero su bisexualidad genérica le genera una crisis que le afecta mucho. A mi parecer debería tomar un rumbo mucho más estelar, como los grandes programas de ese tipo que se han hecho en Chile, pero seguir conservando ese 2014 que lleva en la sangre. Debería inspirarse más en The Graham Norton Show, por ejemplo, más que en el Tonight Show de Jimmy Fallon. Buscar ese concepto de Estelar más 2014, que intentar realizar un hibrido de Late y Talk Show, que a mi parecer no está funcionando mucho.

Personalmente creo que no tuvieron un muy buen debut, los invitados ayudaron cero. El personaje de Daniel Alcaino no anduvo muy chistoso (pese a que es el mejor comediante de Chile), las “secciones” que realizaron con los invitados se vieron muy forzadas en términos de pauta, alargaron mucho la conversación y se volvió súper latero (reitero, los invitados no ayudaron. Pésimamente elegidos para el debut). Y se notó demasiado esa intención de querer ser un Late, pero no. Es un gran wannabe este programa, es decir, quiere ser algo que no es, y no lo está logrando. Mi idea es que se deje de tonteras y apueste al formato Estelar de lleno, con todo lo que implica.

En Buenas Noches se nota que hay un gran esfuerzo, un estudio muy bonito (aunque extrañamente se ve chico en TV), una banda en vivo que se agradece enormemente, una introducción acorde a cada programa, unas gráficas muy prolijas. Se están inspirando en TV de muy buena calidad y eso se agradece mucho, es por esto que da lata ver como se “desperdicia” de alguna forma todo eso, siendo que podría ser por lejos el mejor programa de la TV Chilena, podría ser el Estelar del 2014 y generar una marca, como lo es su “hermano” Vértigo, y así seguir por años. Eduardo Fuentes es un excelente animador, que nunca va a ser el “Jimmy Fallon Chilensis”, tiene que ser el primer Eduardo Fuentes, para que luego alguien más le copie a él. Y si busca inspiración o referente, por favor sólo ponga un poco de atención a Don Francisco en sus primeros años, con un toque de eso y el talento propio de Eduardo Fuentes puede convertirse en uno de los mejores de nuestro país. Sólo pedimos que sea él. El de 3×3, el de Alfombra Roja, el de Chile País de Talentos. En mi opinión, lo único que le falta a este programa es ser más sincero. Dejar de querer ser algo, que por ahora no va a llegar a ser, y elegir otra línea recta y jugárselas con lo que saben hacer. Porque hay buenos jugadores, pero están tirando al arco contrario y así (por ahora) no está resultando.

Sobre sepamoya63 Ver todos los posts

Comunicador Audiovisual, Fotógrafo, Guionista y Director de las cosas importantes de mi vida. Fanatico de los Sitcom, Late y la comedia. La vida es demasiado importante para tomarla en serio.

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →