La Casa Blanca desde Polos Opuestos

Actualmente hay dos series en pantalla que tienen una cosa muy importante en común y todo lo demás es totalmente opuesto. Me refiero a Veep y House of Cards. La primera es una sitcom de HBO protagonizada por la hilarante Julia Louis Dreyfus, quien encarna a la vicepresidenta de Estados Unidos. La segunda es un drama de Netflix (primera serie producida especialmente para este sitio de streaming online) donde Kevin Spacey interpreta a un político muy corrupto que tiene tanta ambición que está dispuesto a todo con tal de llegar a ser presidente de Estados Unidos.

Ambas series tienen como finalidad retratar lo que pasa en el mundo político Estadounidense, con todo lo que conlleva trabajar en la cima de la política mundial, pero estas dos series muestran la vida laboral en la casa blanca desde esquinas totalmente opuestas.

http://www.youtube.com/watch?v=ZUnAbwaDYr0

Veep es una comedia, filmada con el nuevo estilo de sitcom con cámara en mano, como lo han hecho Modern Family y The Office, donde Selina Meyer es la “Veep” (Vicepresidente informalmente) y tiene a cargo un equipo de asesores que son un grupo muy especial, cada uno con sus propias locuras y excentricidades, que la tratan de guiar en el camino para lograr sus objetivos y ambiciones políticas. No sólo Julia se luce con su excelente actuación de una política realmente desquiciada, sino que todo el elenco que la acompaña personifica de algún modo cada parte de ella acentuado a mil, lo que provoca una serie con un ritmo estridente, con diálogos brillantemente estúpidos e inverosímiles, que dan vergüenza ajena, pero que finalmente están construidos bajo el mismo mensaje; la política te termina por convertir en un demente.

http://www.youtube.com/watch?v=ULwUzF1q5w4

Por otro lado, House of Cards muestra la locura y la ambición política desde el polo totalmente opuesto. En esta serie el drama es a tal nivel de profundo y extremo que es difícil que te de risa, sólo logra impresionar y atemorizar. Este es un drama político intenso, donde la ambición y las ansias de poder, llevan al ser humano a su lado más oscuro, donde uno lo único que ansiamos es que la alta clase política no funcione de esta manera en la vida real, porque si es así, este mundo está totalmente pervertido. Pero esa perversión es lo que atrapa y eso es lo que logró hacer esta serie; no sólo rompió paradigmas en cuanto al formato, ya que es la primera serie donde todos los capítulos de la temporada se estrenan en simultáneo online, sino que logró un nivel de calidad, guión, dirección y actuación impresionante, algo que están todos replicando e imitando en la industria de la TV.

Estas dos series han sido muy exitosas. Veep va en su tercera temporada al aire y House of Cards terminó su segunda temporada. Ambas tienen para rato, pero lo más impresionante es que a pesar de que son series que cuentan historias dentro del mundillo político gringo, finalmente son historias universales, que han funcionado bien en todo el mundo, y que en sus distintos tonos, uno

en comedia y el otro en drama, logran cautivar a sus audiencias con excelentes guiones y una factura envidiable. La Casa Blanca finalmente es la casa de las locuras, desde la más divertida hasta la más perversa, y eso es lo que hoy está cautivando a las audiencias mundiales.