Oscuro Claro

La aventura amorosa, el romance o la infidelidad es el tópico infaltable en cualquier serie de TV. Don Draper y una artista de Greenwich Village en Mad Men, por ejemplo, o en The Sopranos, Tony Soprano y su gumar de turno, o los Underwood en House of Cards, cada uno por su lado, Francis con la periodista Zoe Barnes y Claire con el fotógrafo Adam Galloway.

La guionista Sarah Treem, entrenada en el trabajo de los guiones para ficciones en la pequeña pantalla con In Treatment y escribiendo un par de episodios de la primera temporada de House of Cards, decidió poner al affair en el centro de su historia y así la tituló. Showtime estrenó durante el reciente otoño norteamericano el drama The Affair ─Golden Globe 2015 a Mejor Serie Drama y a Mejor Actriz en Serie Drama para Ruth Wilson─ que pronto se convirtió en la serie nueva favorita de la crítica (exceptuando a Fargo y True Detective que son series de antología), y sobran razones para considerarla la revelación 2014.

The Affair es la historia de Noah Solloway, interpretado por Dominic West (The Wire), y Alison Bailey, a cargo de la espléndida Ruth Wilson (Luther). Todo empieza cuando Noah ─profesor de escuela pública, casado, cuatro hijos─ deja Brooklyn para hacer el clásico viaje familiar de vacaciones de verano a la casa de sus suegros en Montauk, East Hampton. Aquí conoce a Alison, una mesera más joven que él, también casada, con quien de inmediato sintoniza. Tanto Noah como Alison pasan por momentos nada amables en sus vidas: Él intenta escribir su segundo libro y se enfrenta a la pesadilla de todo escritor, la página en blanco. Ella lidia con la muerte de su hijo viviendo entre la desesperación y la culpa, dentro de un círculo de autoflagelación del que no puede salir. Noah está casado con Helen ─Maura Tierney (ER)─, dueña de una tienda cuyo padre es un exitoso novelista que se jacta de su carrera, actitud que para Noah es un fastidio pero que aguanta debido a un historial de apuros económicos de los que su suegro lo ha salvado. El marido de Alison es Cole Lockhart ─Joshua Jackson (Fringe)─, surfista de medio tiempo quien trabaja en el rancho que durante años ha pertenecido a su familia.

La particularidad de la serie radica en su estructura narrativa, cada uno de los 10 capítulos de la primera temporada está dividido en dos. Parte Uno: Noah. Parte Dos: Alison. Los hechos son narrados por la voz de los protagonistas del romance, lo que vuelve las mitades del episodio una confrontación de los puntos de vista masculino y femenino de cómo ocurrieron las cosas. ¿A quién se las están contando? A un detective que los interroga para esclarecer las circunstancias que rodean la muerte de uno de los personajes. El duelo de perspectivas entre las dos versiones es evidente. Un ejemplo: En el capítulo uno los Solloway llegan a la cafetería donde Alison es mesera, la hija menor se ahoga y Noah la salva, según su versión, pero en la parte de Alison la descripción del mismo hecho deja claro que ella evitó la asfixia de la hija de Noah. Otro ejemplo es que a los ojos de Noah, Alison siempre está vestida más sexy, con una actitud más seductora de lo que se la ve cuando es ella quien está narrando.

Quien vea The Affair se va a encontrar con una historia cubierta por un velo de oscuridad, sexo, crudeza, un elenco que no pudo ser mejor elegido, y más de un giro interesante. Ruth Wilson brilla como Alison, una mujer con el espíritu quebrado y una visión sombría a causa de su tormento interior, y Dominic West hace lo suyo encarnando a un hombre en sus cuarenta, desencantado, bloqueado, batallando con los problemas de sus hijos y con un matrimonio desgastado. Suena a historia conocida pero no, lo que hace de The Affair una serie plausible es el tratamiento que se le da a ambas perspectivas de un mismo hecho, y no se trata de quién está diciendo o no la verdad, sino de meterse en la cabeza de las partes involucradas, porque todo está parcelado por el filtro personal que todos tenemos.

Además, otro personaje agradable de ver es Montauk, el encantador pueblo donde se desarrolla la trama. Como todo pueblo, aquí el infierno está dado por disputas de larga data entre familias locales, negocios turbios por debajo de la mesa y sus consecuencias.

The Affair aseguró una segunda temporada mientras la primera era emitida. El tema de la secuencia de los títulos de entrada de la serie lo canta Fiona Apple, cool. Si disfrutas las historias crudas, si nada de endulzantes, The Affair es un relato bien pensado y bien actuado que todo amante del drama, si aun no lo hace, debería estar viendo.

http://youtu.be/0Kmiz8SC-B0

Artículos relativos
Send this to a friend