El Exorcista, de 1974, es una de las mayores películas de terror clásico que existen, debido al tema central que era tabú en su tiempo, y todavía provoca una mezcla de curiosidad y temor en muchas personas.

Cuando se habla de los demonios y la posesión demoníaca, tenemos dos partes: los que creen que en realidad podría ser cierto, como los que creen que todo es un problema mental, como el mismo padre Tomas (Alfonso Herrera) ocupa en uno de sus argumentos. Es un tema que provoca incertidumbre en la mayoría de los seres humanos, sin importar sus creencias.

Dicho todo esto, y después de haber visto infinidad de películas que tocan este tema. ¿Se puede hacer una serie sobre un tremendo clásico del cine? Esa fue una de las grandes preguntas que inmediatamente surgió después del anunció que habría una serie de El Exorcista, y empezamos a mirar la serie con cierto recelo. Para los más puristas la serie puede ser innecesaria y hasta una ofensa para una historia que quedó bien plasmada en el cine y sabemos que puede ser un argumento totalmente válido. Pero para las nuevas generaciones y los que están dispuestos a dejar de lado los prejuicios, la serie puede tener un nuevo punto de aire fresco llevado a nuestros tiempos.

¿Cómo sería abordar este tema en varios episodios sin convertirse en un “Supernatural” o un “Outcast” de la vida?. después de ver el episodio piloto puede decir que la serie ha logrado, en cierta forma, traer de vuelta a la película, Se comienza a notar que la esencia está ahí, sin copiar necesariamente toda la historia.

El guión imprime su propio estilo. En la película de 1974 se sigue a Regan sucumbiendo al demonio poco a poco, y a su madre empezando a notar extraños sucesos en la casa, en la serie eso se desmorona. Angela (interpretado por Geena Davis) ya está al tanto de lo que sucede en la casa y cree que todo es causado por un demonio, y todavía cree que su hija, Katherine, está siendo poseído por uno, debido a su estado un poco “raro”.

Así mismo, el padre Tomás y Marcus recuerdan a los de 1974, Karras y Merrin. Uno de ellos es nuevo y sin experiencia en el exorcismo, cree que la situación de la familia de Angela puede ser debido a algún otro problema, ya que, según su visión, los demonios no existen y son inventos de la iglesia. Marcus ya tiene experiencia en el tema y ha visto más de cerca lo que es perder la vida de una persona poseída. Y muestra que la serie bebe de la fuente original, pero sin ser, necesariamente, una copia completa.

Y esa es la diferencia de El Exorcista, ya que la serie pretende hacer un nuevo remake del clásico de terror, respetando al mismo tiempo las bases en que se inspira, después de todo, el espectáculo parece satisfacer tanto a viejos fans de la película, como una nueva como base de este estilo de terror.

La serie fue muy audaz para decirnos quién será la persona poseída porque pasamos la mayor parte del tiempo siendo guiado por un camino, y cuando ya casi estamos allí, tenemos un vuelco de la trama, Esperemos que la serie continue en ese camino sorprendiendo cada vez más.

Pero no todo puede ser bueno en la serie. El uso de jumpscares (esas clásicas escenas donde esperas que algo salte y te asuste) en algunas partes de la ficción, terminan siendo molestos porque se trata de un intento vago para asustar a la audiencia. Y el contenido de la serie no es causar sustos.

El Exorcista tiene todo lo de la película de 1974 y nos está dando un poco más. Esperamos que sean capaces de trascender e ir más allá. Una serie que pudo ser peor y que, al final, mostraron que nuestras sospechas estaban equivocadas.

El Exorcista se emite todos los viernes a las 23 hrs (Chile) por FX.

https://youtu.be/xT5WLbqA6dw