La serie de HBO, Big Little Lies, no tendrá continuación después del episodio del domingo (que tuvo un final cerrado). Por lo menos es lo que asegura el productor ejecutivo/director de la serie, Jean-Marc Vallée. En declaraciones a Vulture, el responsable principal del programa explicó las razones para no continuar con el proyecto adelante.

“No, no, este es el final perfecto. No hay ninguna razón para hacer una segunda temporada. Este iba a ser un acuerdo de una vez, y se termina de una manera que el público pueda imaginar lo que pasará después”.

Vallée cree que extender la trama no sería saludable para la serie protagonizada por Nicole Kidman y Reese Witherspoon. “Si hacemos una segunda temporada, va a romper esa cosa hermosa y la vamos a echar a perder“, sentenció.

En la ficción Celeste, Jane y Madeline son tres madres que luchan con problemas todos los días. Madeline sufre porque su hija Abigail está creciendo junto con la nueva esposa de su ex marido, Jane es una madre soltera determinada a localizar al padre de su hijo, mientras que Celeste sufre la constante violencia de su marido Perry. Sus vidas son sacudidas por un brutal asesinato, que ocurrió durante una reunión de padres en la escuela primaria a la que asisten sus hijos.