De los géneros narrativos más conocidos que se pueden ver en la televisión europea, el de los crímenes y asesinatos sin duda es uno de los más producidos. Hemos visto que muchas series que vienen del viejo continente se basan en crímenes sin resolver o toman tópicos relacionados al género policial. Una vuelta rápida nos puede llevar a títulos como Broadchurch, River, The Fall o hasta Sherlock, por nombrar algunos. Y, a pesar de ser un género que puede estar un poco trillado, este tipo de producciones siempre se encargan de dar una vuelta de tuerca ingeniosa a sus historias. Hoy les traigo lo más reciente de esa calidad que sólo nos puede entregar la ficción europea, específicamente desde Bélgica: Hotel Beau Séjour.

La trama de la serie comienza con la joven Kato tendida muerta en una cama. No, no es un spoiler. La serie comienza con un asesinato en sus primeros minutos… pero algo extraño ocurre, Kato vuelve de la muerte. ¿Entonces es un zombie? No. Kato vuelve a la “vida” sólo para cinco personas de su entorno más cercano, como si se tratara de un fantasma. Kato no recuerda cómo murió, ni quién la mató, y, por alguna razón que se desconoce, sólo estas cinco personas pueden verla y comunicarse con ella para tratar de saber cómo y quién le causó la muerte en la habitación 108 del Hotel Beau Séjour. Pero que pueda hablar con estas personas no quiere decir que pueda confiar en ellos.

Como se darán cuenta al leer el resumen, la miniserie (que tiene un final totalmente cerrado) tiene tintes sobrenaturales, lo que no es más que un pretexto para mostrarnos una de las historias más originales que se hayan estrenado este 2017. Si las series que sobrepasan la lógica no son lo tuyo, no importa. La serie es lo suficientemente atractiva y cautivante como para hacerte dejar de lado ese tema y hacer que te adentres en la verdadera razón de su existencia: ¿quién mató a Kato?

Aquí es donde está la magia de esta serie: los colores oscuros de su imagen tienen una realización cinematográfica y son casi de documental; este thriller de suspenso responde, en contrapunto, con la loca vitalidad de la chica. Acá debemos aceptar lo incomprensible en una situación que puede ser sutilmente cómica. Esa es la esencia que hace de Hotel Beau Séjour tan especial, además de identificarnos rápidamente con esta “fantasma de carne y hueso” en busca de respuestas.

La música que acompaña a esta ficción también está muy bien, así como la crítica, que sólo se ha deshecho en elogios. Sin duda, estamos frente a una de las mejores series del año. Es tal el revuelo que ha causado esta serie, que Netflix no dudó ni un segundo en adquirir los derechos de emisión en diversos puntos del mundo. Lamentablemente la serie no se puede ver en América latina por dicha plataforma de streaming. Pero siempre se puede conseguir en algunos lugares más recónditos de internet, como por ejemplo acá.

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →