Oscuro Claro

Por Tania Poblete

El género documental nunca ha sido de mis favoritos, pero cuando Netflix te recomienda algo siempre hay que hacerle caso. Este fue el caso con The Keepers, un documental desgarrador que cuenta la historia del asesinato – aún sin resolver- de la monja Cathy Cesnik.

La serie comienza cuando dos ex alumnas de Cathy, deciden investigar por cuenta propia el crimen de esta joven monja que fue asesinada en extrañas circunstancias y que conmocionó a la comunidad de Baltimore en 1969. Dos mujeres valientes, que a pesar de los años y las barreras que supuso obtener testimonios de las víctimas, logran reunir información que demuestra que este caso oculta muchas cosas.

En el transcurso de los capítulos (siete en total) se revelan diferentes teorías, testimonios y relatos de amigos, sacerdotes y ex alumnos de Cathy, quienes van aportando datos, fechas y acontecimientos que permiten ir armando nuestras propias teorías respecto de quien pudo ser el responsable de su asesinato. 

El productor y director de esta serie, Ryan White, no sólo nos presenta este crimen sin resolver, sino que además se revelan casos de abusos a menores por parte del sacerdote del colegio católico donde trabajaba Cathy. En ese punto es donde se entrelazan ambas historias y se comienzan a generar teorías. Testimonios desgarradores en cada capítulo que nos demuestran por qué este caso no ha podido ser resuelto después de casi 50 años.

The Keepers es una serie documental muy bien armada, que no sólo nos presenta una excelente calidad visual (como nos tiene acostumbrado Netflix), además presenta un caso atractivo desde el punto de vista policial (un crimen sin resolver siempre nos resultará interesante) y testimonios reales de víctimas que hasta el día de hoy no han encontrado justicia. Un documental valiente, que nos muestra a una iglesia católica cómplice de estos crímenes e incapaz de haber presentado cargos aun teniendo todo para poder hacerlo. 

Con esta serie no se puede hacer maratón, no te permite. Verla implica involucrarse, no ser cómplice, no callar. Nos damos cuenta de la negativa al diálogo por parte de la iglesia, la mentira y omisión en sus declaraciones, la poca colaboración por parte de los abogados que llevaron este caso por querer encontrar a un responsable. La muerte de varias personas, entre ellos el sacerdote que violó a las menores del colegio donde trabajaba y el principal sospechoso de la desaparición y posterior muerte de Cathy, hace aún más complejo generar una teoría real respecto de este caso.

Un documental poderoso y profundo cuya esencia radica en las víctimas, en personas valientes que a pesar de los años fueron capaces de hablar en cámara respecto de los abusos a los que fueron sometidos durante años mientras eran menores de edad. Denso pero muy bien elaborado, The Keepers nos hace pensar, nos hace sentir y ser parte del dolor ajeno. Cada capítulo nos deja una catarsis de emociones que nos exigirá mucho valor para ver el siguiente episodio.

Finalmente este documental nos presenta un problema que persiste hasta el día de hoy y en diferentes partes del mundo, nos muestra una realidad a la que no debemos permanecer ajenos. Una serie profunda, poderosa, que busca más allá de entregar testimonios y presentar una historia, busca generar un debate, una reflexión.

Artículos relativos
Send this to a friend