La tecnología e interactividad con ella ha llegado a lugares inimaginables, en el último capítulo de la popular serie animada South Park sus creadores lograron otro nivel de interactividad, aunque algo molesto: activar al asistente Alexa de los Amazon Echo y el asistente de Google Home de muchos usuarios que estaban viendo el capítulo, dejando resultados molestos para muchos

El popular personaje de la serie, Cartman, quiso jugar con los espectadores y comenzó a lanzar órdenes a estos aparatos sin parar. Como consecuencia, los espectadores que contaban con alguno de estos dispositivos en sus hogares comenzaron a escuchar frases y groserías por todas partes

Por suerte, los usuarios de Google vieron resuelto el problema rápidamente, ya que se deshabilitaron los diálogos de la serie y no hubo mayores percances. Sin embargo, los poseedores de Amazon Echo, y su asistente Alexa, no pudieron hacer nada ante la avalancha de “palabrotas” emitidas de la serie.