Para el género del viejo oeste estadounidense, Godless trae un concepto interesante al mostrar una ciudad comandada por mujeres después de que todos los hombres mueren en un accidente. Pero para David Lowery, director de Mi amigo, el Dragón, la idea es familiar.

En su blog, el cineasta revela que estaba escribiendo un guión donde la actriz Amanda Seyfried protagonizaría una producción en un ambiente muy parecido, inspirado por un artículo que relataba un accidente en una mina chilena. Lowery comenta que se ahogó con los diálogos y dejó el manuscrito de lado por un tiempo, pero cuando decidió regresar, percibió que Netflix ya estaba produciendo algo parecido. En el post, él reflexiona sobre la posibilidad de que a Scott Frank, guionista de Godless y su mentor, pudo haberle dado consejos que sirvieron como inspiración para el proyecto.

Steven Soderbergh, productor ejecutivo de la serie, respondió el texto en Twitter. Aunque tiempo después el mensaje fue borrado, fue Indiewire quien logró captarlo a tiempo:

“Querido David Lowery: leí el primer borrador de Godless el año 2003, mucho antes de conocer a Frank en Sundance, y todos los personajes (incluyendo sus nombres) ya estaban en esa versión”

dijo refiriéndose a la acusación de que hasta los nombres eran repetidos.

Lowery más tarde actualizó la publicación original, hablando que la intención no era acusar plagio, sino señalar cuán curioso es el hecho de que dos personas pueden “tener ideas notablemente parecidas“. El autor pide disculpas por su tono y afirma que dejará el texto en el aire para la posteridad.

Con siete episodios, Godless está disponible en el catálogo de Netflix.

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →