Uno de los empleos más estresantes del mundo debe ser el de community manager de Netflix. En cada post, foto, concurso o vídeo que hacen, independientemente del tema, los comentarios son siempre los mismos: las cobranzas y exigencias de usuarios por la actualización de series y temporadas.

Pero, ¿por qué Netflix simplemente no sube al catalogo las series que ya tienen nuevas temporadas? Con esta duda, queremos aclarar para el usuario común cuáles son los pasos para la licenciamiento de contenido a escala global, el recorrido natural de producción para el lanzamiento de una serie y otros obstáculos legales, comerciales y técnicos que retrasan la actualización de series en el catálogo de la compañía. Para facilitar el entendimiento, dividimos los temas para ser lo más ilustrativos posibles (es decir, existen tecnicismos a los que no mencionaremos porque no viene al caso)

Series originales

Netflix suele lanzar sus series generalmente en la misma época todos los años. Si Unbreakable Kimmy Schmidt tuvo su primera temporada disponible en marzo de 2015, es posible inferir que la segunda llegará alrededor de esa época en 2016. Y, efectivamente, la segunda temporada se estrenó en marzo de 2016, cerca de un año después. Lo mismo con Grace & Frankie que llegó en mayo de 2015 y volvió en mayo de 2016.

Por supuesto, algunas series tardan menos y otras demoran más para ser producidas. Sense8, Arrested Development y Marco Polo son ejemplos de ello, por las dificultades logísticas y / o grandiosidad. Otras producciones más simples, como una sitcom estilo Full House o The Ranch, son más rápidas de hacer.

Algunas series que tienen el sello de Netflix y que no son hechas originalmente por ellos tardan un poco más, lo pasamos a detallar.

Series externas

Cuando la serie no es de Netflix, es decir, no tiene el sello NETFLIX en la imagen de destaque en la plataforma, ahí estamos hablando de un contenido que no es propiamente de ella y está licenciado. Esto quiere decir que la empresa tiene una autorización limitada y temporal para transmitir esa obra allí. Digo limitada porque los derechos de autor son licenciados por región. Es posible que FOX, por ejemplo, autorice que la segunda temporada de la serie American Crime Story esté disponible en Netflix de España, pero no en la de Chile. Pero, ¿por qué? Difícil decir, pero: por dinero. Si en Chile FOX tiene un acuerdo de licencia exclusivo con un canal de TV o con otra plataforma, es necesario respetar ese acuerdo. Así, hay que esperar que el derecho del otro termine para que el titular de él pueda renegociarlo.

Esto también explica el hecho de que la Netflix americana tiene un número mayor de títulos, pues es el país donde tiene su sede y de donde se produce y se negocia la mayor cantidad de contenido.

Digo también que es temporal porque las licencias nunca son perpetuas. Se puede incluir una serie por un tiempo y después de ese tiempo esa licencia está condicional de una renovación. Pero, ¿por qué? En el 100% de los casos: por dinero. Renovar una licencia de publicación es lo mismo que renovar la licencia de un software. Es la forma en que todos en la cadena de producción audiovisual ganan dinero. Si una serie tiene el suficiente éxito en la plataforma, se mantendrá en ella por medio de negociaciones. Sino la serie desaparecerá. Un caso particular es el de Rick And Morty que llegó a Latinoamérica por Netflix, pero TBS se quedó con los derechos de emisión y la serie desaparecerá de la plataforma desde el 1 de Abril de 2018. Además, Rick And Morty es propiedad de Turner en Estados Unidos, por lo que tienen prioridad los canales de Turner en el resto del mundo, en este caso, TBS.

Cada licencia está en un contrato. Cada contrato tiene un plazo, un territorio. A lo largo de un año, Netflix tiene una infinidad de contratos de licencias en ejecución, venciendo, empezando o en fase de renovación. Si el propietario del derecho no desea renovar o mantener, no hay que hacer. Es por eso que tienes títulos entrando y saliendo de la plataforma todo el tiempo. No es por mala voluntad o mal servicio. Son sólo negocios.

Conclusión

Es por todo esto que Reed Hastings y Ted Sarandos, ejecutivos de Netflix, luchan por la licencia mundial de contenido. Ahora que la empresa está en todo el mundo, para ellos es mucho más fácil que los derechos de autor se negocien en bloques y libre de amarras geográficas.

Así, ahora que tratamos de explicar en simple todo el proceso y la burocracia involucrada en la concesión de licencias y la transmisión de contenido digital, piensa dos veces antes de simplemente despotricar en redes sociales. A veces no es la hora todavía. A veces no fue posible negociar el contenido. A veces todavía no está disponible o es de un canal que nunca va a licenciar a Netflix, como es el caso de HBO.

Sabemos que este artículo puede sonar a una alabanza a Netflix, pero ¿sabe por qué la “falta de actualización” nunca será por mala voluntad o falta de respeto con el suscriptor? Porque a diferencia de los planes de Internet y TV por cable, Netflix se puede cancelar con un solo clic sin tener que hacer largas filas o firmar contratos que te amarran. El servicio de streaming va a hacer de TODO para impedir que a final del mes des de baja su servicio y pone todo tipo de serie (los más variados gustos) para retener al usuario el este, el oeste, hombre, mujer, niño o un anciano.