Durante los últimos años, nuestra sociedad ha vivido distintos cambios sociales que se han centrado en el racismo y sexismo que aún impera en buena parte del mundo. A diferencia de épocas pasadas, actualmente hay más reflexión y trabajo intelectual al respecto, lo que ha hecho que desde distintos espacios sociales se comience a exigir un cambio por parte de las entidades de poder. Sin embargo, hay un tipo de discriminación de la que poco se habla: el especismo.

Originado en los 70, el término es utilizado para referirse a la discriminación motivada por las diferencias de especie. Es recurrente en el mundo del animalismo, como la principal práctica que motiva la utilización de animales no humanos como comida o ropa. Generalmente, se plantea que la discriminación a las otras especies está determinada por sus capacidades sensitivas y, principalmente, cognitivas. Aquí es donde los detractores del especismo plantean que, siguiendo esa lógica, sería correcto poder comerse o matar a personas con con ciertos trastornos cognitivos. Como nadie lo aceptaría por tratarse de seres humanos, la diferencia trascendental es que hay animales que son considerados menos valiosos que otros según su especie. El especismo se perpetúa porque los Sapiens nos consideramos superior al resto de los animales, y es aquí donde Humans plantea una interesante pregunta: ¿qué pasaría si no fuéramos la única especie consciente e inteligente en este planeta?

Ambientada en la Inglaterra de un futuro cercano, la serie nos presenta una sociedad en la que es posible comprar androides con forma humana para desarrollar actividades específicas. La mayoría son utilizados para labores domésticas, pero también apoyan con cuidados de salud o empleos con actividades automatizadas.

El argumento se desata cuando el creador de los “sintéticos” (como son llamados en la serie) decide darle conciencia a un grupo. La más vieja de ellos, Anita, es comprada por la familia protagonista, quienes a medida que avanzan los capítulos descubren que tiene conciencia, que se llama realmente Mia, y que su mente había sido de alguna manera reprimida.

Uno de los grandes aciertos es que la serie nos presenta a una familia que representa a personas de distintas edades, de manera que podemos ver cómo afectan a cada uno la aparición de estos sujetos. Una madre abogada, que teme por la efectividad en su rol de madre y que eventualmente trabaja por el surgimiento de derechos legales para los sintéticos. Un padre que pierde su trabajo porque no hay posibilidad de que pueda competir contra los androides autómatas. Una hermana mayor que ayuda a los sintéticos a liberarse, un hijo adolescente que comienza a desarrollar sentimientos hacia ellos, y una niña que, gracias al ejemplo que vio, comienza a padecer un síndrome en que los niños comienzan a comportarse como “synths”.

Durante mucho tiempo la ciencia ficción ha pensado en la Inteligencia Artificial, eso no tiene nada de novedoso; lo interesante está en el cómo lo aborda. Los sintéticos son tratados como objetos, herramientas tecnológicas que pueden hablar y hacer cosas. Por esto, Niska es una androide que quiere acabar con el maltrato hacia su especie. Sin embargo, legalmente los sintéticos no son sujetos de derecho, así que si alguno se porta de manera defectuosa (o rebelde) puede ser eliminado sin mayores problemas.

Como buen producto británico, Humans tiene una calidad garantizada. Además de la historia, las interpretaciones de sintéticos son realizados con un trabajo corporal excelente, que incluyen movimientos muy automatizados, maquillaje que da la impresión de una piel artificial, y diálogos que presentan una manera no emocional de ver y entender el mundo.

A todo lo anterior, la serie presenta un protagonismo femenino importante. Son mujeres quienes lideran tanto a sintéticos como humanos en las labores más importantes. Son ellas quienes luchan por derechos o dan oportunidad para que la nueva especie viva de forma normal en nuestra sociedad. Y no me parece que sea casualidad, después de todo, son ellas las que han sido tratadas como ciudadanos de segunda categoría durante años. Ellas mejor que nadie saben cómo se siente ser tratado como inferior.

Humans se toma en serio la llegada de la Inteligencia Artificial. A diferencia de otros productos con temáticas similares, como Westworld Terminator, la serie trata de ser lo más real posible, enfocándose en el día a día y cómo nos comportaríamos ante esa situación. Básicamente, una historia de Black Mirror dividida en capítulos.

Y tú ¿cederías tus derechos a seres de metal conscientes de sí mismos?

La tercera temporada de Humans está actualmente en emisión en el Reino Unido. las dos temporada anteriores fueron emitidas por AMC Latinoamérica.