[REVIEW] Kiss Me First: Una buena idea mal ejecutada

Kiss me First es una serie de origen británico que entró recientemente en el catálogo de Netflix, guiada por los creadores de Skins y basada en el libro con el mismo título de Lottie Moggach, que mezcla ficción científica con drama y después de su primera temporada podemos entender el mensaje que la serie pero quiso pasar, pero también son notables las fallas durante su construcción.

Si ya visto películas como Suicide Room, Chatroom ó Ready Player One, nos podemos identificar con la premisa de la serie, que nos presenta a Leila, una joven que acaba de perder a su madre y es adicta a un juego de realidad virtual llamado Azana, en este juego la muchacha conoce Tess, o como se llama su avatar Mania, y las dos instantáneamente se hacen amigas, lo que crea uno de los núcleos más importantes de la serie, siendo el motivo por el cual la protagonista se envuelve en el arco principal.

La serie puede ser analizada por algunas perspectivas que acaban complementándose para alcanzar el objetivo principal tanto de la autora del libro en que se basa, como de los guionistas, que es mostrar los peligros que la fuga de la realidad a través de la tecnología puede ofrecer. Si analizamos sólo la narrativa, podemos colocar un único personaje en foco, y que es el mejor, Adrian. El villano presentó un plan muy bien elaborado y no perdió el control de sus acciones ni siquiera en el decepcionante final. La forma en que manipula a todos los personajes para hacer lo que quiere y al final poner toda la culpa en Leila es sensacional.

En el caso de Leila, uno de los mayores problemas de la serie es la falta de carisma del personaje principal y no sé si esa personalidad fue una elección de los guionistas cuando adaptar el libro a una serie, pero la falta de emociones por parte de la actriz acaba perjudicando mucho. Por ejemplo, cuando ella y Jonty se quedan juntos y ella dice que lo ama, no tiene sentido porque todo lo que sentimos del personaje hasta el momento por su compañero fue extrañamiento y desprecio, mientras era clara la admiración casi romántica que Leila tenía por Tess, sin embargo su personaje no es totalmente incongruente, ya que gana profundidad cuando descubrimos lo que ella hizo por la madre y podemos ver un desarrollo gratificante cuando se enfrenta a Force, Tippi y Adrian.

kiss me first

La relación de Leia y Tess no termina de mostrar todo su potencial

 

Lo que más llama atención en esta primera temporada es la manera como Adrian manipula a cada uno de los personajes, aunque de forma definitiva, como para Dennier y Calumny, y el juego mental que hace con Force, Mania y, principalmente, Tippi, teniendo en vista lo que el personaje hace al final.

Desde el primer episodio, descubrimos que todos el grupo de la “Píldora Roja” enfrentan problemas personales y ellos están allí para ayudarse, pero lo que nadie sabe es que la persona más problemática de allí es el propio Adrian, que incluso tiene el mejor plot twist de la serie, de hecho, no queda muy claro lo que realmente sucedió para que él se convirtiera en este tipo de persona. El pasado de los personajes como Jocasta, Tippi, Adrian y Force no fueron muy explorados en estos seis episodios, lo que nos hace pensar en una posible segunda temporada que explora eso. Lo que hemos tenido hasta ahora ha sido más sobre Leila y Tess, que son personajes muy interesantes, aún más Tess, lo que nos ayuda a entender más sobre su personalidad impulsiva.

La química entre las dos es algo muy fuerte y eso es evidente desde el primer contacto que tuvieron, lo que no tiene mucho sentido cuando Leila decide quedarse con Jonty, que es el personaje más tierno de la serie, junto al Ben/Dennier. La serie queda clara la intención de hacer una segunda temporada y espero que en caso de ocurrir, sea mucho más estructurada que esa primera.

Kiss Me First se trata de una serie buena que llama la atención, no por su personaje principal, sino por los personajes coadyuvantes que dan un aliento para que la historia camine de forma satisfactoria, tiene momentos que demuestran el potencial que la serie posee, encontrar y presentar una conclusión perezosa, vale la pena ver si te gusta esta mezcla de ciencia ficción y drama, lo que la serie trabaja muy bien.

La primera temporada de Kiss Me First está disponible en Netflix.

 

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend