[PRIMERAS IMPRESIONES] Jack Ryan

Amazon Prime está cambiando, o mejor dicho, está en proceso de transformación. Más interesada en un modelo amplio y dejando de lado el aspecto intimista que estaba más enfocado en premios que en público, la empresa recibió a una nueva presidenta, con una visión bien orientada a lo que las masas están interesadas en consumir. Jack Ryan puede ser considerada entonces la primera producción de este nuevo modelo, creada sin ninguna intención de ganar premios, pero totalmente centralizada en atraer público, que también se puede llamar dinero. Como resultado la serie mantiene una trama bien genérica que definitivamente has visto antes y en algunos casos incluso mejor.

Adaptado de la serie de libros de Tom Clancy, Jack Ryan sigue la trama del ex infante de marina que asumió un cargo administrativo tras algún evento traumatizante conectado a su antigua «función». En el papel del personaje titular tenemos a John Krasinski (The Office), ayudante de su jefe, James Greer, interpretado por Wendell Pierce (Law & Order), en la caza de aquel que la CIA cree ser el próximo Bin Laden: Suleiman (Ali Suliman). Acompañando al personaje central en su transición de la oficina al campo de batalla, la serie alterna entre la vida del bueno y del villano, mientras trata de desarrollar una trama con historia competente a ambos lados.

En cuanto a aspecto, Jack Ryan es muy grande y obviamente explota cada centavo de su presupuesto gigante. Somos llevados a varios lugares diferentes y la internacionalidad está presente como un personaje característico de una grandiosa película de espías. La acción también es bien conducida y los directores Daniel Sackheim y Patricia Riggen (que dividen el mayor número de episodios dirigidos en la temporada, 3 cada uno de 8 en total), consiguieron lograr escenas grandiosas con explosiones y claro, cliffhangers para este nuevo modelo de producción.

En el lado de las actuaciones, todo está muy bien, no hay problemas en este aspecto e incluso el elenco infantil logró ser muy convincente. El problema, sin embargo, está en el peso de cada personaje dentro de la serie. Jack, el protagonista, tarda un buen tiempo para ser realmente el protagonista de su propia serie. En este campo y en sus primeros episodios, Jack Ryan parece mucho más preocupada en desarrollar sus antagonistas y su familia, que en presentar al héroe creado por Krasinski como una figura simpática. Básicamente lo que tenemos, en el inicio de la producción, son otros personajes delimitando la personalidad del héroe, uno que sigue el modelo bien tradicional con todos aquellos clichés base. Jack es un scout, lobo solitario, que sabe coquetear bien y tiene un pasado maculado, además de habilidades superiores comparado a sus compañeros y, también, es ágil y tiene un físico acorde para ello.

El agente James Greer (Wendell Pierce) logra tener un peso mayor que el protagonista, Jack Ryan (Krasinski)

 

Sin embargo quien consigue sostener muy bien las puntas es el personaje de Pierce, el agente James Greer. Con más personalidad y complejidad que el protagonista, Greer es un agente «rebajado» que necesitaba volver a la oficina después de haber provocado (de la manera equivocada) a sus superiores de la CIA. Sí, en esta serie aparentemente todo el mundo ha hecho o ha sufrido algo en el pasado que está influenciando directamente el presente. Sin embargo, mientras el texto de la serie hace todo lo posible para no explotar a Krasinski, no ahorra esfuerzos en entregar a James una base mucho más sólida.

Seguimos: trama cliché. Tenemos el lado del villano de la temporada, el extremista musulmán que quiere hacer lo posible para destruir el estilo de vida americano (que nuestro héroe necesita proteger, sea ​​con números o con acción). Estamos hablando de una historia que ya ha sido explorada incansablemente, especialmente después del 11 de septiembre. Ya hemos tenido, de aquí para allá, diversas producciones que colocan a Oriente Medio como la cuna del terrorismo, mientras pinta a los soldados norteamericanos como baluarte de la salvación. Luego, para intentar escapar un poco de esta repetición, Jack Ryan dedica considerable tiempo para explorar los matices de Suleiman y su esposa, Hani.

En suma, Jack Ryan tiene en su núcleo el potencial para una óptima y longeva serie. Sus episodios no son tan fuertes como la primera temporada de Alias, por ejemplo, pero la ya renovada serie puede aspirar a convertirse en algo cercano a lo que JJ Abrams hizo para la ABC allí en 2003. Krasinski es definitivamente el eslabón más débil de esta corriente, pero después de tener excelentes actuaciones de su parte, estoy seguro de que el problema fue sólo de confianza. Su papel en la acción es un poco inconsistente, pero mientras está coqueteando con la médica Cathy (Abbie Cornish), interactuando con sus compañeros de oficina y explorando su vida privada, él consigue destacar un poco de otras versiones del personaje, ya pasó por Chris Pine, Ben Affleck, Harrison Ford y Alec Baldwin. Entonces, si no te importa chocar en algunas tramas familiares y eres fan de James Bond, Bourne, Jack Bauer u otros espías y producciones de gran presupuesto, Jack Ryan te puede gustar.

La primera temporada de Jack Ryan está disponible en Amazon Prime Video.

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend