Sex Education netflix

[REVIEW] Sex Education: naturalidad sexual sin tapujos

El sexo, percibido durante demasiado tiempo como uno de los últimos tabúes, ha surgido con el tiempo como uno de los temas más populares de la cultura pop. Algunos trabajos lo abordan de forma transversal, como Insecure o la importación australiana Please Like Me. Mientras que otros lo utilizan como buque insignia, otros han hecho del coito su marca, pensamos inevitablemente en Sex and the City, el pontífice del género en los albores de la década de 2000, pero también en pepitas más modernas como Big Mouth. A principios de 2019, una recién llegada producción se unió a esta floreciente lista: Sex Education, disponible a partir del 11 de enero en Netflix.

Con su título inequívoco, esta comedia inglesa se centra en Otis Milburn (interpretado por Asa Butterfield), un adolescente corriente, con un detalle: su madre, interpretada por Gillian Anderson (X-Files, The Fall), es una sexóloga certificada. Sin quererlo, Otis ha adquirido una gran cantidad de conocimientos sobre todo lo relacionado con la sexualidad humana. Un conocimiento que vale oro para Maeve, la chica mala de su colegio, que lo empujará a dar consejos sexuales remunerados a sus compañeros de clase que, por supuesto, tienen las hormonas en llamas.

A primera vista, Sex Education es un objeto bastante extraño, a medio camino entre la comedia británica con su humor excéntrico y una serie de adolescentes estadounidenses. De hecho, la serie de Netflix se basa en grandes cuerdas del género, con cada personaje, principal y secundario, correspondiente a un arquetipo: El rebelde de gran corazón, el grupo de chicas malvadas, el deportista al que todo le sale bien…. no tendrás que buscarlos por mucho tiempo, están todos allí. La propia escuela secundaria, con sus largos pasillos y el estilo de vestir de los personajes, también se hace eco de las producciones americanas, lejos del lado pintoresco que suele encontrarse en las series inglesas. Pero muy rápidamente, la esencia del Reino Unido se hace cargo.

sex education netflix

El crisol de estas influencias parece servir de ancla para Sex Education, representando un universo directamente familiar que puede ser domado en un abrir y cerrar de ojos. Si la originalidad no está necesariamente presente en el lado de los protagonistas, éstos siguen siendo, sin embargo, atractivos, más bien realzados por actuaciones justas y diálogos poderosos. Lejos de cazar extraterrestres, Gillian Anderson demuestra su versatilidad en este papel de psicóloga sin complicaciones.

Ahora, vayamos a la verdadera pregunta: ¿cómo se aborda el tema de la sexualidad? Si bien podríamos haber temido lo peor, Sex Education es sorprendentemente iluminada sobre el tema. En ocho episodios (de unos cincuenta minutos de duración que se pasan a la velocidad del rayo), la serie describe todo un espectro de sexualidad adolescente de una manera original, sin filtrar y, sobre todo, inclusiva: aquí, nada se deja la imaginación. Otis, el personaje central, representa una trama atractiva e innovadora, que muestra a un adolescente que tiene problemas de masturbación. Y Dios sabe que los problemas de erección, tanto en la pantalla grande como en la pequeña, siguen siendo tabú.

Y si Asa Butterfield logra convertir a Otis en un atractivo héroe incómodo, su compañero de juego y mejor amigo, Ncuti Gatwa, se roba el foco de atención en la pantalla. Sin embargo, el actor interpreta al excéntrico Eric con mucha frescura. Este es abiertamente homosexual, y sí, le gusta mostrarlo a través de diferentes situaciones, ya sea con su esmalte de uñas o un maquillaje escandaloso. Su relación ambivalente con su padre es un alejamiento de los clichés que se encuentran habitualmente cuando una serie desarrolla un personaje gay y afroamericano. El mensaje es, en el fondo, muy simplista: sé quien eres y libérate de los ojos de los ignorantes su eso te hace feliz.

De hecho, Sex Education es una serie que podría ser descrita como «sexo positivo», en el sentido de que fomenta la liberación del discurso para trabajar por una mejor sexualidad libre de complejos y consentimiento. La misión está ciertamente cumplida de una manera a veces académica y fácil, pero no se requiere más de ella. Estamos frente a una serie con mucho corazón, con ganas de hacerlo bien y con benevolencia hacia la sexualidad adolescente, apoyados por personajes que despiertan fácilmente nuestra empatía. Por eso, agradecemos la escritura de Laurie Nunn, una artista principiante a la que seguiremos muy de cerca.

¿Dónde ver Sex Education?

Sex Education ya está disponible en Netflix.

https://youtu.be/swLQpygWDBk