the act

[REVIEW] ‘The Act’: Retratos de una enfermiza obsesión

Todo nace de un artículo en Buzzfeed que cuenta la historia real de Dee Dee y Gypsy Rose, madre e hija que viven en codependencia en una relación que, según se cree, se basaba en el Síndrome de Munchausen. La historia, también presentada en un documental, es la base de la primera temporada de The Act, una nueva serie de antologías Hulu protagonizada por Joey King y Patricia Arquette.

El drama nos presenta a la madre y a la hija que llegaron a la nueva residencia después de que perdieron todo en el huracán Katrina. Gipsy es introducida como un adolescente con la edad mental de una niña de siete años, enferma terminal y parapléjica que necesita ser alimentada con una sonda estomacal. Su madre, la heroína de esta versión de la historia, lo dejó todo para cuidar de Gypsy y darle lo mejor. Es una relación de envidia, ya que todo lo que ambas demuestran la una por la otra es un amor inconmensurable.

Pero bajo la fachada, la historia de Dee Dee y Gypsy no es un cuento de hadas, algo que poco a poco se va desvelando en la trama que se acerca cada vez más a una historia de terror. En primer lugar, descubrimos que Gipsy no tenía ninguna enfermedad, y a lo largo de la trama, la niña comprende cada vez más todas las mentiras que se le han contado. La prisión velada en la que vive.

La trama pretende ser un estudio de personajes, distanciándose claramente de las historias de, por ejemplo, American Crime Story, con las que la comparación sería más obvia gracias a premisas similares. Mientras que las tramas de las dos temporadas del drama de Ryan Murphy se refieren a una amplia reflexión sobre el contexto político y social en cuestión (si se trata de racismo institucionalizado en la primera temporada o de homofobia en la segunda), The Act quiere «simplemente» presentar al mundo la historia surrealista de madre e hija, tan absurda que ni siquiera los puntos más increíbles de la trama pueden ser criticados con exactitud: los giros más insensatos no son creaciones ficticias, son adaptaciones directas del caso real.

Mientras la trama sigue el punto de vista de Gypsy, la atención también crece en cuanto Dee Dee sabe (o no sabe) que su hija está alerta, con el nivel de dependencia emocional entre sí oscila de acuerdo a los acontecimientos externos. Se trata de un juego del gato y el ratón en el que el mayor reto es determinar quién es el gato y quién es el ratón. La dominación se pierde por ambos lados, y la serie funciona muy bien ya que la dependencia es mutua: Dee Dee quiere que su hija dependa de ella, y Gypsy acepta alimentar esta necesidad enferma, a pesar de que sabe que no tiene ninguna enfermedad.

Patricia Arquette ya no debería sorprenderse, después de su Oscar por Boyhood en 2015, por su reciente e impecable actuación en la mini-serie Escape at Dannemora, en la que la actriz ha sufrido una completa transformación. Aquí, ella pasa por otra y da a luz a una Dee Dee compleja que es difícil de descifrar. Hay muchos matices que la alejan del lugar común de una villana, ya que se puede ver cuánto cree en lo que está diciendo y haciendo por su hija.

Joey King, por su parte, sorprende a los que no esperaban otra cosa que una promesa olvidada de la actriz que hizo estallar The Kissing Booth. Después de la transformación física (afeitarse la cabeza), la actriz tiene un parecido increíble con Gipsy Rose Blanchard y está tan dedicada al papel que no sería sorprendente ver su nombre aparecer entre los nominados a un Emmy o Globo de Oro en los premios de la próxima temporada. De la voz al temblor, Joey King destaca en este papel cuando mezcla hábilmente el aire inocente de su personaje con los conflictos internos y el deseo de liberarse de su madre, aunque no sepa exactamente cómo.

Creado por la periodista Michelle Dean (autora del artículo y productora del documental sobre el caso) y Nick Antosca (Hannibal, Channel Zero), The Act aprovecha curiosamente un buen momento para la trama en el post Sharp Objects, y tiene en sus manos todos los instrumentos para convertirse en la próxima obsesión de los amantes de los casos criminales. No siempre es perfecta, y a menudo está lejos de serlo, pero es excepcional en la entrega de lo que la televisión más quiere: una historia adictiva.

¿Dónde ver The Act?

La serie se emite por Hulu en Estados Unidos y aún no tiene canal emisor o plataforma de streaming en América Latina. pero se puede encontrar online