game of thrones

[REVIEW TEMPORADA FINAL] Game of Thrones, episodio 4: Preparando la otra batalla

Esta octava y última temporada de Game of Thrones se tomó su tiempo después de la muy criticada -y con razón- precipitada séptima temporada, en la que todo parecía suceder demasiado rápido y de forma poco realista en comparación con la geografía de Westeros. La octava temporada fue más cómoda, con dos episodios iniciales centrados en el reencuentro entre los personajes, los preparativos para la batalla contra los Caminantes y la larga espera del choque. Luego un tercer episodio dedicado a la guerra entre los vivos y los muertos, ¿Ahora qué?

Y aquí estamos frente a un cuarto episodio que vuelve a presionar el acelerador con momentos introspectivamente importantes cuyo impacto emocional es menor para la velocidad de la acción, con personajes que juran una cosa para romper el juramento dos minutos después, y otros que son secuestrados para reaparecer en la siguiente escena. Seamos claros, ese ritmo es inevitable con tres episodios antes del final de la serie, pero el episodio en algunas situaciones todavía deja un poco de amargura en la boca (a pesar de algunos de los mejores momentos de la temporada, hay que decir esto). Antes de entrar en detalles, sin embargo, la advertencia habitual: el artículo contiene spoilers!

Benioff y Weiss dijeron que la última temporada de Game of Thrones es un poco como una larga película, así que no es de extrañar que el cuarto episodio, «The Last of the Starks«, se reanude donde el anterior fue interrumpido, a saber, con Daenerys llorando por el cadáver de Jorah. Desde el campo de batalla, sin embargo, pasamos a la pila funeraria, y es un buen momento (el discurso de Jon, que al final reanuda el juramento de los Guardianes de la Noche, también está bien empaquetado).

Luego pasamos a las celebraciones por la victoria, con momentos alegres alternados con otros más introspectivos y políticos. Daenerys hace de Gendry un Baratheon legítimo, asegurando su lealtad, pero ella se queda sola para ver cómo Jon es aún más amado (y, por eso, una amenaza a su título de reina). Finalmente tenemos la reunión entre Sansa y el Sabueso (¿realmente no intercambiaron ni siquiera dos palabras antes de este momento?), que funciona un poco y no funciona un poco – porque está bien, está muy bien querer demostrar que Sansa es una superviviente y que lo que sufrió no la rompió, pero hacerla decir que sin Ramsay no sería la persona que ahora es no sólo no le hace justicia al personaje, sino que también es degradante, poco realista (una mujer nunca diría que sin una violación no se hubiera convertido en lo que es) y, honestamente, síntoma de una escritura superficial e ingenua que considera la violación como un gran punto de inflexión.

Sí, Sansa soportó cosas terribles, abusos físicos y psicológicos en Desembarco del Rey y luego violencia sexual en Winterfell; es una sobreviviente que nunca ha perdido su integridad moral, aunque ciertamente lo que experimentó la indujo y la forzó a crecer más rápido de lo esperado, haciéndola ahora más desconfiada y cautelosa (y la desconfianza de Daenerys también viene de esto). Pero de la conciencia de haber logrado levantarse y superar los traumas que sufrió para decir que sin ellos nunca habría crecido, hay una gran diferencia.

Hemos dejado atrás la amenaza de los Caminantes, así que volvemos a pensar en el Trono, en Cersei y en quién será eventualmente el rey o la reina de Westeros. Antes de llegar al fondo del asunto, sin embargo, todos podemos estar de acuerdo en que Jon puede ser un excelente candidato para el título de Rey de los Siete Reinos, pero ¿es también el peor dueño de un perro de Westeros? Sí, los efectos especialesi cuestan y tuvieron que deshacerse de Ghost de alguna manera, pero ¿ni siquiera una caricia de despedida? ¿Un pequeño rasguño detrás de la oreja restante? Los lobos son simbólicamente muy importantes para los chicos Stark (después de todo en los libros vemos que todos los Stark son wargs y pueden «meterse» en la cabeza de sus lobos), por lo de no despedirse es un poco triste. Tal vez Ramsay habría tratado mejor a sus mastines también.

Pero todavía hay cosas más importantes, como la confrontación entre Dany y Jon y luego la confrontación entre los cuatro Stark. Dany tiene miedo de la popularidad de Jon, así que tiene mucho sentido que se le pida que no diga nada (después de todo, ella ha luchado toda su vida para llegar a donde está ahora, mientras que Jon no ha hecho nada para tener el trono y, sin embargo, tendría legalmente más derecho que ella a sentarse en él); del mismo modo, tiene sentido que el hijo del secreto mejor guardado de Westeros quiera revelar la verdad al menos a su familia. Lo cual hace, y es una pena que no nos muestre la reacción de Arya y Sansa a la revelación de Bran. Es una pena que no haya una verdadera confrontación de Stark sobre esto, considerando que ni Arya ni Sansa parecen confiar en Daenerys en particular.

Sansa, por cierto, demuestra por el momento ser la mejor jugadora del trono, digna alumna de Cersei y Meñique: está claro que no confía en Daenerys y prefiere la idea de un Jon en el trono, y hablando con Tyrion se da cuenta de que él también tiene dudas sobre su reina («le tienes miedo a ella», señala). Jon garantizaría la seguridad de la gente del norte, que es lo que realmente le importa a Sansa, así que no es de extrañar que le revele la verdad a Tyrion. Se pone la pulga en la oreja, en definitiva, lo que lleva a una de las mejores escenas de la temporada: la comparación entre Tyrion y Varys.

Tyrion y Varys son las mentes más políticas de Westeros, y en las primeras temporadas sus comparaciones estuvieron siempre entre los momentos más fuertes de la serie en términos de escritura. Luego hicieron bromas sobre los genitales, reduciéndose a motas en comparación con los grandes personajes que eran. En «The Last of the Starks» finalmente los encontramos en su mejor momento, en una discusión sobre Daenerys que pone de manifiesto sus dudas sobre la soberana a la que han jurado servir, sus puntos en común y sus diferencias. Tyrion quiere creerlo, afrontémoslo, mientras que Varys está más desilusionado (pero, después de servir a tantos reyes, no es de extrañar).

Mientras tanto. Euron ataca la flota de Daenerys, derribando a Rhaegal (que, pobrecito, ni siquiera se había recuperado de la batalla contra su hermano pequeño no-muerto todavía) y tomando como rehén a Missandei. No está claro cómo los personajes pueden entender inmediatamente que Missandei fue secuestrada, cuando hubiera sido más sensato imaginarla ahogada, pero los hechos siguen siendo estos: Dany tiene una mejor amiga (y consejera) menos, que como última palabra antes de morir elige, no por casualidad, «Dracarys»: para ella un símbolo de la libertad de la esclavitud, un homenaje final a su reina y, por supuesto, una invitación no demasiado velada para traer fuego y sangre a la capital. Y, a juzgar por la expresión herida y enfadada de Daenerys al final del episodio, no hay duda: esa es su intención.

Antes de la batalla del 8×05 (dirigida de nuevo por Miguel Sapochnik), sin embargo, volvemos a centrarnos en este episodio de transición que ha estado tan centrado en los personajes, sus relaciones y sus movimientos en este juego del trono final. Arya rechaza la propuesta de matrimonio de Gendry (inevitablemente), porque no, ella no es y nunca será una dama, y su lugar nunca será en un castillo. Y de hecho se dirige hacia el sur, porque aparentemente no ha olvidado su lista de odio y sus planes de venganza contra Cersei. Con ella de nuevo el Sabueso, marchando hacia el tan esperado Cleganebowl (matar a su hermano, Gregor Clegane, “La Montaña“). Pero hay otros personajes de los que realmente queremos hablar.

No demos la vuelta: muchos esperaban este momento a partir de la tercera temporada (y hay quien lo espera desde el año 2000, año de lanzamiento del tercer volumen de la saga), ya que la evolución de los personajes parecía apuntar en esa dirección, y realmente ocurrió. Jaime y Brienne terminan juntos, pero Jaime decide volver a Desembarco del Rey, dejando atrás a un Brienne destrozada. ¿Regresa a Cersei porque no puede mantenerse alejado y quiere protegerla? ¿O va allí a matarla, después de que Sansa le dijera que Daenerys ha perdido un dragón y otros hombres, y que toda la población del lugar -la que había salvado de la locura de Aerys- corre el riesgo de interponerse en el camino? Una de las dos opciones sería una involución bastante grande para un personaje al que Benioff y Weiss ya han demostrado que no pueden hacer justicia en las últimas temporadas, pero quién sabe.