black mirror

[REVIEW TEMPORADA 5] A ‘Black Mirror’ se le están acabando las baterías

De una serie de culto a un episodio interactivo revolucionario, Black Mirror ha recorrido un largo camino para convertirse en el fenómeno de popularidad que es hoy en día. Después de una larga espera, Netflix revela la quinta temporada antológica creada por Charlie Brooker, que parece intentar recuperar un toque del pasado con sólo tres episodios esta vez.

Al mismo tiempo, el estatus de la serie ganadora de Emmy ya no puede ser ignorado. Basta con mirar su elenco, ser capaz de contratar las caras de los éxitos de taquilla Marvel y DC, así como de una gran estrella del pop. Pero, ¿es eso suficiente para superar las altas expectativas?

Striking Vipers

Algunos de los mejores episodios de Black Mirror tratan sobre la presencia de la tecnología en las relaciones amorosas: Be Right Back (S02E01), Hang the DJ (S04E04) y, por supuesto, el querido San Junipero (S03E04). Por lo tanto, no es ninguna sorpresa ver a Brooker invirtiendo en este estilo de nuevo.

Aquí, la trama comienza con Danny (Mackie) y Theo (Beharie), junto con el mejor amigo y compañero de cuarto del niño, Karl (Abdul-Mateen II). Once años después, los hombres viven realidades diferentes: uno se convirtió en un padre suburbano atrapado en la rutina, otro es un soltero moderno. Ellos comienzan a reconectarse gracias a un juego de realidad virtual al estilo de Mortal Kombat/Street Fighter, donde se convierten en los luchadores Roxette (Klementieff) y Lance (Lin), sintiendo todas las experiencias físicas de los personajes. Sabiendo que se avecina alguna mierda, no es tan difícil imaginar lo que sucederá después….

Los temas tratados en Striking Vipers son interesantes, sobre todo por retratar las dudas sobre el género de una manera tan orgánica, y por no tener miedo de traer las consecuencias de la vida digital a la vida real. Pero precisamente porque Black Mirror ha abordado este tema tantas veces (y de manera más creativa), carece de la sensación de algo sin precedentes. No es que el episodio sea malo, pero la búsqueda de satisfacción (aunque sea digital) ha sido criticada anteriormente, mientras que la trama parece estar inspirada en alguna comedia romántica protagonizada por Ryan Reynolds. Más aún con una resolución tan simplista.

Anthony Mackie puede ser el nombre más famoso, pero es Yahya Abdul-Mateen II quien trae una actuación notable entre el elenco. Otro detalle curioso es que parte de los exteriores de este capítulo fueron filmadas en São Paulo, Brasil. ¿Te diste cuenta?

Smithereens

Si eres de los que tienen ansiedad por meterse en los automoviles de otras personas cuando usan una aplicación de transporte, es mejor que te prepares mentalmente antes de ver Smithreens. También responsable de Hated in the Nation (S03E06), James Hawes hace un impactante thriller contando los locos planes de Christopher (Andrew Scott), un «socio-conductor» con un plan muy drástico que se sale de control.

La situación se vuelve aún más sofocante cuando nos damos cuenta de que el guión de Brooker podría adaptarse fácilmente a la situación actual. Todo el mundo sabe cómo llamar a un conductor por teléfono celular. No es una coincidencia que la plantilla de Smithereens sea una reminiscencia de Twitter. Y no es difícil imaginar el control que las poderosas redes sociales tienen sobre nuestra información, especialmente cuando no leemos los términos.

Pero el episodio se vuelve aún más frío cuando el público se identifica con lo absurdo que el efecto dominó tecnológico trae consigo. Ser los adolescentes más interesados en fotografiar y compartir lo que está sucediendo, en lugar de los propios guardias de seguridad. Es cosa de ver cómo los empleados de Smithereens obtienen información más rápido que la policía.

Aún así, es el aspecto humano de la narración lo que destaca, ya que las redes sociales no son más que el puntapié de una tragedia emocional. Y todo se sustenta en otra increíble actuación de Andrew Scott (que ha robado escenas en Sherlock y Fleabag), desde el ataque espontáneo hasta enfrentarse a la primera complicación en su secuestrado o el brutal relato de su pasado. Incluso frente a tantas tecnologías e información, son las acciones del conductor fuera de la pantalla las que culminan en un final intenso.

De hecho, la cereza del pastel viene con una versión melancólica de «Can’t Take My Eyes of You», ganando un significado mucho más oscuro que la famosa melodía romántica cantada por Heath Ledger en 10 Things I Hate about You.

Rachel, Jack & Ashley Too

El más débil de los episodios. Por un lado, Ashley O (Miley Cyrus) es una cantante de éxito aislada por su fama y sus ambiciosos hombres de negocios. Por otro lado, la joven Rachel encuentra a su única amiga en una muñeca tecnológica del gran ídolo del pop. Probablemente Rachel, Jack & Ashley Too será el episodio más comentado de la actual temporada de Black Mirror, no sólo porque Miley Cyrus está en el elenco. La razón es la conexión inusual entre los dos mundos de su premisa.

Si la historia de Rachel ha caminado por el lado del cliché desde el principio (excepto por el carisma de Jack), hay un gran potencial en el retrato del universo artístico, donde un icono malgastando mensajes positivos y empoderados está atrapado en el control de los contratos y los negocios. Una historia así se vuelve aún más intrigante con la perfecta alineación de Miley para el papel – vea su famosa transformación de la dulce Hannah Montana de Disney Channel a la cantante adulta, y a veces controversial, que conocemos hoy en día.

Pero nada sigue las expectativas que el espectador prevé, cuando una serie de situaciones forzadas y exageradas guían la narración por un camino completamente diferente. ¿Es un entretenimiento divertido? Sí. Pero construye algo tan superficial cerca de los patrones de Black Mirror que sorprende, en el peor sentido de la palabra.

¿Habría creado Brooker una parodia que no todo el mundo podría apreciar? Tal vez. Pero, honestamente, parece una idea genial que se ha convertido en un completo desastre.