Oscuro Claro

¿Quién se hará cargo del negocio familiar con la partida de Logan Roy (Brian Cox)? En un momento en que el poderoso conglomerado mediático está en crisis y se enfrenta a una generosa oferta pública de adquisición, el patriarca debe decidir si abandona el negocio o elige a uno de sus hijos para reconstruir la empresa.

Para el espectador que no ha visto la primera temporada de Succession, HBO no ofrece ninguna recapitulación para la entrada en este universo: el primer episodio de la nueva temporada, que se emitió el 11 de agosto, retoma la trama de la crisis de la compañía, el resentimiento de Logan hacia su hijo Kendall (Jeremy Strong) después de la reciente traición y el conflicto del matrimonio de Shiv (Sarah Snook).

Aún así, el contexto general es fácilmente comprensible: mantener la empresa (y apostar por su crecimiento) o enriquecerse vendiéndola; apostar por un solo hijo y generar una disputa familiar o comprar una pelea con los accionistas?

El episodio inicial conserva la cámara nerviosa entre reuniones y cenas de negocios, cerrando la imagen en zooms frente a los personajes y valorando los diálogos ácidos entre los hermanos. Incluso durante una conversación tranquila sobre un muelle silencioso, la cámara tiembla en todas partes, creando una constante sensación de incomodidad.

Sin embargo, el elemento más sorprendente es la frialdad de estas relaciones en las que el afecto se hace menos visible que el juego de estrategias e intereses de la familia Roy. El humor sarcástico de Roman (Kieran Culkin) choca con el estilo enfadado y muy articulado de Shiv (Sarah Snook, excelente con los diálogos), el comportamiento vergonzoso de Kendall y el sorprendente pragmatismo de Logan.

Los enfrentamientos producen grandes momentos para los actores y para la narración en general, que todavía encuentra la bella metáfora de los mapaches muertos para sugerir la existencia de algo podrido dentro de la lujosa mansión de la fmailia. Aún así, la discusión sobre los accionistas, los activos, las cuotas de mercado y similares puede parecer un poco hermética para aquellos que se encuentran fuera de la rutina de las grandes empresas y en las batallas por el poder financiero.

Además, Succession invierte mucho en el humor amargo tanto de las empresas como de las familias disfuncionales. «Hay un ser humano delante de ti, ¿sabes?«, se queja uno de los amigos de Kendall, tras una nueva decisión calculadora, pensando sólo en los beneficios. En el conflicto entre humanismo y ambición a cualquier precio, se encuentra el mayor interés de la segunda temporada.

¿Dónde ver Succession?

La serie se emite los Domingos por HBO y todas las temporadas se encuentran disponibles en HBO GO.

Artículos relativos
Send this to a friend