Oscuro Claro

Admítelo. Todos nos sorprendimos a nosotros mismos al imaginar, al menos una vez, cómo sería nuestra vida diaria si tuviéramos un doble. Una copia idéntica de nosotros mismos. Con la misma apariencia, la misma forma de respirar, hablar, pensar. Para los más narcisistas de entre nosotros, este encuentro con otro yo sería una bendición, un sueño hecho realidad. Para otros, la definición misma de ansiedad. Miles Elliot, el alter ego de Paul Rudd en la nueva serie de Netflix Living with Yourself, preferiría caer en esta segunda categoría de personas.

Creado por Timothy Greenberg, Living with Yourself nos presenta a Miles, una persona común y corriente más encasillado en el ámbito de una personalidad vacía. Cada vez tiene menos éxito en su trabajo como diseñador/escritor para una gran empresa de marketing. La triste observación es similar para su vida amorosa, al gran disgusto de su esposa Kate, que ve que los fundamentos de su relación se marchitan. De todos modos, no es muy divertido para Miles.

Cabizbajo, Miles decide ir a un spa cuyos méritos le habían sido elogiados por uno de sus colegas. Después de pagar una cantidad astronómica de dinero, comienza el tratamiento. Fue varias horas después que Miles se despertó desnudo, dejado por muerto en un paquete de plástico en medio del bosque. Cuando logra llegar a casa, se da cuenta de que un clon ha ocupado su lugar. Una copia fiel, con algunos detalles: este Miles 2.0 es una versión mejorada de sí mismo. Aquí es donde comienzan los problemas y se forman las primeras dudas.

En sólo ocho episodios de media hora, Living with Yourself está en el mismo repertorio que otros dos dramas de Netflix: Maniac y Russian Doll. Dos obras en un formato similar que, cada una a su manera, plantean dudas existenciales relacionadas con la condición humana, todo ello a través de un concepto derivado de la ciencia ficción. Y no siendo tan fascinante como sus hermanos mayores, Living with Yourself no es menos efectiva.

Su éxito se debe (muy) en gran medida a Paul Rudd. Conocido por el público en general por su participación en los largometrajes Marvel -y mucho antes en Clueless, no lo olvidemos- el actor infunde humanidad a su actuación para que podamos sentir inmediatamente empatía. Y esto se aplica tanto al Miles originales como a su clon, casi más en contacto con la franqueza que las caracteriza. La tensa relación entre los dos, escena tras escena, y un poderoso cara a cara, tanto literal como simbólicamente.

Aquí es donde reside la fuerza de Living with Yourself: los dos Miles resaltan la dualidad de un solo ser humano, destacando su complejidad, matices, cualidades y defectos. A través del tema de la clonación, la serie es una exploración metafórica de los conflictos internos de una persona. Y al final de la temporada, está claro que también es una serie sobre ser un mejor individuo.

Pero por muy agradable que sea la primera temporada de Living with Yourself, se presenta como un aperitivo, una introducción a lo que parece ser una obra mucho más grande y generosa. Hay muchas razones para creer que Timothy Greenberg y su equipo de escritores tienen ideas muy específicas sobre a dónde irá la vida de Miles (y de Miles 2.0) si es que logra pasar a su segunda temporada. Sin ser necesariamente memorable, Living with Yourself revisita la crisis de la mediana edad y marca todas las casillas para que surja como un entretenimiento loable y estimulante. Ah, ¿y se ha dicho alguna vez que Paul Rudd es excelente en eso?

¿Dónde ver Living with Yourself?

La primera temporada de Living with Yourself está disponible en su totalidad en Netflix.

https://www.youtube.com/watch?v=18NZBMEroIM

Artículos relativos
Send this to a friend