‘Mr. Robot’ está basada en la vida de su creador, Sam Esmail

Que hubiera hackers tan buenos como Elliot Alderson, nos lo podíamos imaginar: lo que no sabíamos es que Sam Esmail se inspiró en su vida para crear al protagonista del Mr. Robot. En una entrevista con la NPR, Esmail reveló que era un sociópata en la universidad: odiaba ir a fiestas y a menudo se refugiaba en el laboratorio de computación, tan a menudo que en algún momento lo suspendieron por piratear.

«Cuando uno está solo frente a una computadora y reemplaza su vida social con eso. Pronto aprende a hackear las cuentas de correo electrónico de la gente o las redes sociales… Quería contar una historia que representara al mundo de una manera auténtica. Muchas de las películas que se estrenaron a finales de la década de 1990 y principios de la década de 2000 sobre la subcultura hacker fueron estúpidas y sin fundamento de verdad.

No se trata de qué firewall o protocolos de seguridad hay en el teléfono, se trata de preguntarse cómo explotar a las personas y, utilizando sus vulnerabilidades, encontrar una forma de entrar en el sistema».

Su pasado nerd, combinado con su interés en el colapso financiero de 2008 y la primavera árabe, dio luz a Mr. Robot. Luego, para armar los ataques de los hackers, pensaron en algunos expertos.

«Estos dos acontecimientos históricos me ayudaron a desarrollar el personaje de Elliot y a entender por qué quería convertirse en un hacker, con esta gran visión revolucionaria y la intención de cambiar el mundo. El colapso financiero y el hecho de que el 1% más rico del mundo estuviera llevando a cabo todas esas actividades criminales a gran escala, sin ser acusado, me enfermaron. Entonces vi cuánta tecnología estaba ayudando a la gente de los países árabes a rebelarse y a iniciar una revolución».

¿Y cómo llegó la esquizofrenia a esta situación? Esmail declara:

«Quería representar su soledad de una manera auténtica. Su aislamiento es parte de la razón por la que hackea a la gente, es muy bueno accediendo a la información más íntima de la gente que le rodea. El trastorno de identidad disociativa ayuda a describir fielmente este tipo de persona, porque no es capaz de conectarse con las personas y por lo tanto se disocia de ellas».

Sobre la llegada a Rami Malek, un desconocido en el mundo televisivo, al papel que lo catapultó a la fama, Esmail declara:

«Iba a decirle a USA Network que cancelara todo. Habíamos hecho un centenar de castings en busca del Elliot adecuado, pero nadie lo hizo bien. Entonces llegó Rami: cuando hizo la escena, añadió esta vulnerabilidad, este subtexto que contenía un verdadero dolor, un verdadero deseo de establecer un vínculo. Esa fue la chispa que dio vida al personaje».

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend