[REVIEW] ‘Snowpiercer’: Una lucha de clases poco consistente

Hoy en día todo el mundo, o casi todo el mundo conoce el nombre de Bong Joon-ho, o si no, es más que probable que hayan oído hablar de él de todos modos por lo que será recordado con razón como una de las obras maestras de la cinematografía contemporánea. Estamos hablando, por supuesto, de Parasite, la película de Jonn-ho, que ganó los premios cinematográficos más importantes en 2019 y 2020. Sin embargo, lo más probable es que no mucha gente sepa que el autor surcoreano, además de ser uno de los más grandes cineastas de Corea del Sur, fue también director y guionista de Snowpiercer, una película de 2013 inspirada en el cómic Le Transperceneige de Jean-Marc Rochette y Benjamin Legrand.

La película cuenta la historia de la lucha de clases que trastorna un tren que viaja ininterrumpidamente alrededor del mundo, el último bastión de la humanidad después de que la Tierra fuera condenada a una glaciación perenne, debido al intento fallido de los científicos de salvarla del calentamiento global. Una película de ciencia ficción muy respetable para ser recuperada a la vista de la serie. Después de siete años y una producción muy problemática, el 25 de mayo aterrizará en Netflix Snowpiercer, seire de TNT que ve a Joon-ho entre los productores ejecutivos, pero que se aleja del trabajo del maestro surcoreano por varias razones. Así que, mientras esperamos que el director de la película original nos deleite con la miniserie de HBO inspirada en Parasite, nos subimos a bordo del Snowpiercer y sus 1001 vagones, para descubrir los primeros episodios y comprender el potencial y los aspectos críticos de este ambicioso proyecto.

La serie se desarrolla siete años después del evento que congeló el planeta y salvó la existencia del tren del misterioso Sr. Wilford.  La fuerza de Snowpiercer, a nivel macro, reside en la diferenciación de los pasajeros en clases y el conflicto que resulta de esta división. La lucha de clases y la redención social son de hecho los elementos centrales de la trama y la serie logra registrar y esbozar con suficiente claridad la humanidad que puebla el tren, aunque creemos que en el curso de los episodios la situación se profundizará aún más.

La máquina quitanieves debería servir noblemente como el arca de la salvación, pero el último baluarte de la humanidad es en realidad un vehículo de rescate pagado, que tiene más bien la apariencia de una pirámide social sobre rieles, que engulle los sueños y deseos de los más débiles, mantenidos a raya por la élite económica. La variable fuera del juego está representada por los habitantes del Fondo, la sección de la cola del tren, ocupada poco antes de la partida por los supervivientes de ese segmento de la población que no podía permitirse un pasaje de salvación.

Mantenidos vivos con la prohibición de reproducirse y alimentados con bloques gelatinosos de una sustancia artificial, los habitantes del Fondo cuentan sus días basados en intentos fallidos de revolución, con la esperanza de conquistar un destino mejor. Y es a partir del Fondo que nuestro viaje comienza, con Andre Layton (Daveed Diggs), el líder de la nueva revolución, que está a punto de ser la definitiva.

Sin embargo, la intención del showrunner de la serie no es emprender un viaje lineal desde el fondo hasta la locomotora, como en la película, sino explorar las distintas clases y hacer rebotar a los distintos personajes entre un vagón y otro para contar la historia. Ciertamente, este esquema podría resultar ganador desde el punto de vista de la longevidad de la serie, pero también podría comprometer ese sentido de descubrimiento e incredulidad en la progresión lineal, que fue uno de los elementos clave de la película y permitió al espectador darse cuenta de las intrigas y maravillas que el tren ocultaba con cada vagón que avanzaba.

A nivel técnico/productivo vemos una serie de altibajos. Los efectos especiales, especialmente los relativos al viaje en tren y por lo tanto a la representación del mundo exterior y al propio Snowpiercer, habrían necesitado algunos toques finales adicionales. Aunque el trabajo de diseño de producción fue genial; los decorados de la serie transmiten completamente la atmósfera del tren, aunque no alcanzan el nivel de detalle de la película de Bong Joon-ho.

Sin duda alguna, Snowpiercer no ha disfrutado de un desarrollo sin problemas y esto se refleja fuertemente en el resultado final. Snowpiercer es un producto con un potencial narrativo realmente consistente -un tren de 1001 vagones y cuatro clases distintas de pasajeros de historias para contar tendría muchos- con una sólida puesta en escena, especialmente en lo que respecta a la escenografía, pero que presenta defectos en la escritura de los personajes y en la explotación del elemento delictivo de una manera tal vez no demasiado agradable. Ni siquiera la elección del elenco es del todo convincente, y para un juicio más completo y exhaustivo sólo hay que esperar a los episodios restantes. Una gran victoria que Snowpiercer se lleva a casa de todos modos: Jennifer Connelly es realmente asombrosa como Melanie, la misteriosa asistente del Sr. Wilford.

¿Dónde ver Snowpiercer?

La serie estrenará su episodios semanalmente por Netflix

Snowpiercer | Tráiler oficial | Netflix

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend