netflix

[REVIEW] ‘Cursed’: una regular relectura a la leyenda del Rey Arturo

Netflix vuelve a apostar por un género que ha hecho mucho dinero y fanáticos desde el enorme éxito generado por la serie de HBO Game Of Thrones: la fantasía. Ya lo hizo con The Witcher el año pasado y ahora lo hace con una nueva adaptación, esta vez desde el mundo de las novelas gráficas. Esta adaptación del cómic creado por uno de los indiscutibles dioses del 9º arte, Frank Miller, es una vuelta de tuerca de las muy populares leyendas del Rey Arturo tan popularmente llevadas al cine y esta vez, protagonizada por una de las actrices más populares de Netflix gracias a 13 Reasons Why, Katherine Langford.

Soltar a Hannah Baker, la inolvidable adolescente traumatizada de la popular serie de Netflix, no fue un trabajo fácil, pero en esta nueva producción se puede ver cómo Langford ha hecho todo lo posible para que la olvidemos y nos convenza con su nuevo personaje. en Cursed ella es la protagonista absoluta de esta historia centrada en los orígenes de la Dama del Lago, fiel aliada del Rey Arturo.

La historia comienza cuando ella es todavía sólo Nimue, una de las representantes del Faë. Perseguida por un grupo de extremistas religiosos, los Paladines Rojos, que se benefician de la silenciosa complicidad del Rey Uther Pendragon, este pacífico pueblo con poderes mágicos y curativos está amenazado a la extinción. Tras el ataque a su pueblo, Nimue se encontrará en posesión de una espada (Excalibur) que podría cambiar las cosas.

La serie se nutre de efectos especiales a más no poder. Acá, la serie dirigida por Zetna Fuentes, Daniel Nettheim, Jon East y Sarah O’Gorman opta por un estilo gráfico y sangriento, con cámara lenta y bandas sonoras épicas, que nos puede recordar a grandes epopeyas cinematográficas. Aunque, en algunos casos, visualmente deja algunos efectos visuales que dejan bastante que desear, haciendo que esos «defectos» puedan distraer.

Todo se hace magnánimo gracias a grandes escenas de acción, entre luchas y distintas guerras. La dosis de gran espectáculo, entre saqueos, fogatas y magia en cada episodio, está así brillantemente asegurada, la serie se ha beneficiado obviamente de un cómodo presupuesto para que, visualmente, sea alucinante y vertiginoso.

Pero sí, No todo es perfecto en Cursed: una de los puntos bajos de esta increíble producción es no ser capaz de convencernos directamente desde el inicio. Hay que esperar unos cuantos episodios antes de sumergirse realmente en el universo que nos quiere mostrar, que peca con demasiada frecuencia por falta de sutileza en la escritura de los diálogos, creando situaciones un tanto forzadas a nivel de textos. El trasfondo de los protagonistas no solo es un continuo avance del descubrimiento, sino también en diferentes líneas argumentales apoyadas por un montaje no precisamente brillante, que utiliza cortos interludios realizados con el estilo gráfico estilizado de la novela: una solución evocadora y tal vez incluso brillante, pero que en algunos momentos hace que el montaje tenga un trasfondo confuso.

En resumen Cursed puede atraer a las audiencias de Netflix gracias a una historia llamativa con personajes interesantes, aunque a veces demasiado unidimensionales. El mito del Rey Arturo y su re-escritura es un excelente inicio para esas personas que quieran ver algo distinto basada en esa mitología. Seguramente la serie será renovada para su segundo año gracias al gran éxito que ha logrado en la plataforma de streaming, si es así, esperamos que la escritura del guión y el desarrollo de efectos especiales tengan más de eso: desarrollo.

¿Dónde ver Cursed?

La serie está disponible en Netflix.