netflix adult swim

[REVIEW PARTE 2 TEMPORADA 4] ‘Rick & Morty’ sigue en plena forma

Seamos realistas, La serie original de Adult Swim (Y emitida globalmente por Netflix) es un auténtico manjar de diversos momentos de ciencia ficción y dudas existenciales de 20 minutos de duración altamente adictiva. No nos conformamos y, paradójicamente, también queremos que esta perla de la animación se tome su tiempo y siga ofreciendo la misma calidad. Podemos ver el episodio una vez pero necesitamos una revisionado para entender todas las lecturas y posibles dobles y hasta triples lecturas. ¿Dragones sexualmente ambiguos? ¿Trenes espaciales que son en realidad trucos narrativos? Todo muy normal dentro de lo que nos ofrece Rick & Morty en su cuarto año.

Es una serie cuya referencia más suave es probablemente un tanque de ácido. Pero cualquiera que ya haya devorado la segunda parte de la cuarta temporada sabe perfectamente que no hay nada normal en ello. ¿cierto?

¿Es necesario, a esta altura, escribir sobre la sinopsis de la serie?… Ok, lo haremos. La serie se centra en las delirantes aventuras de Rick, una especie de científico loco muy inteligente capaz de inventar básicamente cualquier cosa, y su sobrino Morty. Un dúo que prácticamente siempre entra en conflicto por personalidades incompatibles, teniendo por un lado a un egocentrico criminal intergaláctico y por el otro a un ingenuo adolescente lejos de ser un genio y a menudo sólo interesado en darse cuenta de sus hormonales enamoramientos. En medio del caos total causado por las excursiones de la extraña pareja, hay eventos aparentemente más regulares, algunos atisbos de una vida familiar bastante turbulenta centrada en Beth – la hija de Rick y la madre de Morty -, su marido Jerry y su hija adolescente Summer.

Siempre se ha destacado el denso trasfondo filosófico que explota Rick & Morty dando vida a momentos emocionalmente devastadores y los nuevos episodios no son una excepción. Acá no todo es lo que parece, las referencias a la cultura pop, a diversos autores literarios y las desconexiones argumentales son pan de cada episodio. En eso radica la genialidad de la serie sin dejar de lado el humor más desopilante y oscuro que nos puede dar una serie de animación de estas características (aunque nos gustaría que no se censuraran las groserías)

Si pudiéramos desmenuzar la serie, es, básicamente, los viajes espaciales de Futurama, despojados de cualquier apariencia de lógica y concatenación aleatoria y finalmente ver algo que, aunque parezca un sin sentido, tiene muchas capas. Una supernova de información, reglas y eventos que literalmente abruma al espectador, acostumbrado a años de productos convencionales tratando de desenredar la madeja. Eso no existe en Rick & Morty, en este universo nada importa porque cualquier cosa puede suceder o Rick puede simplemente inventar un instrumento que cambie todas las leyes sin ningún tipo de justificación dando una conclusión al episodio.

En resumen. Rick & Morty es simplemente una obra maestra, una de las mejores series que existen actualmente en la escena de las series. La capacidad de reinventarse continuamente y de derribar, destruir, desmantelar y reconstruir cada topo del género de ciencia ficción es algo extraordinario. Y esta cuarta temporada mezcla las dos almas que nos quiere presentar la serie: la vida familiar y las aventuras de ciencia ficción, aún más firmemente juntas. Estamos frente a algo que, a pesar de tener 4 temporadas a cuestas, aún no da señales de desgaste. Un espectáculo totalmente disfrutable de principio a fin.

¿Dónde ver Rick & Morty?

La serie está disponible en Netflix.