netlfix

[REVIEW] Los vejámenes migratorios retratados en ‘Stateless’

Temas relacionados con la inmigración o la crisis económica han aflorado en el último tiempo, se nos viene a la mente producciones como Years and Years o Billions. En esta ocasión la reconocida Cate Blanchett toma el rol de creadora, directora y actriz en Stateless, un nuevo intento para construir una historia basada en hechos reales capaz de tratar el tema de una manera descarnada en esta nueva producción original del canal australiano ABC y distribuido a nivel global por Netflix.

La serie lo deja claro desde un principio: Está basada en historia reales de inmigrantes y el sistema de inmigración australiano. Stateless nos coloca dentro de un centro de recepción de inmigrantes situado en pleno desierto australiano donde la vida de cuatro personajes desconocidos choca inevitablemente entre sí, generando numerosas situaciones con un fuerte impacto emocional en el espectador. La serie, de carácter coral, no tiene un único protagonista, mostrándonos en cambio una pluralidad de personas, cada una con su propia identidad específica. Desde este punto de vista, podemos considerar la inclusión de diversos personajes como una de las mayores fortalezas de esta producción, gracias sobre todo a la gran actuación de los numerosos actores y actrices implicados, empezando por Sofie (interpretada por Yvonne Strahovski, The Handmaid’s Tale) obligada a huir de su realidad a causa de los traumas sufridos por una secta de gurús dedicados a la mejora personal, tanto física como espiritual, pero que esconden un secreto.

A pesar de una buena estructura en general, la serie pierde fuerza, especialmente en la parte central; los episodios si se ven en secuencia uno tras otro, pueden llevar a más de un espectador a aburrirse ligeramente, especialmente debido a ciertas dinámicas que se repiten sin ser exploradas a fondo y que pueden llegar a dar la sensación de que la trama no avanza, esto es remediado de cierta manera en los últimos episodios de la serie, los más vertiginosos y definidores.

La serie, además de mostrar las difíciles e inhumanas condiciones en las que se encuentran los migrantes dentro del centro de detención, también quiere centrarse en la vida de sus participantes. Destacada es la participación de Ameer, inmigrante que pretende más que nunca dar un futuro decente a su esposa y sus dos hijas lejos de la guerra, pero que desgraciadamente es golpeado por una terrible tragedia que le llevará, como a todos los refugiados del lugar, a luchar en primer lugar contra sus demonios interiores. También encontramos a Cam (Jai Courtney), un amable guardia de seguridad que se verá arrastrado gradualmente a la espiral de violencia en el campo, y Clare (Asher Keddie), una funcionaria del gobierno que tiene la intención de no hacer públicos los casos potencialmente destructivos al interior del centro de detención a los medios de comunicación.

A pesar de los baches con lo que nos podemos encontrar, son bien implementados los momentos de protesta de muchos activistas sociales; un detalle capaz de proporcionar una sección transversal lo más real posible, hecha de choques y tensiones para tratar de hacer que los propios espectadores sean conscientes de los temas tratados y puedan sacar sus propias conclusiones.

Stateless es, en general, una buena serie, capaz de mostrar la realidad de los centros de detención internacional sin ningún tipo de tapujo, tratando de concienciar al público sobre un tema que a menudo tiende a ser poco y nada explorado en televisión. Solo podemos lamentar que el ritmo de los acontecimientos contados no es regular y puede llegar a ser un tanto lento para los espectadores que no estén tan interesados o cautivados por la historia.

¿Dónde ver Stateless?

La serie está disponible en Netflix.