netflix

[REVIEW] ‘Alice in Borderland’ es una buena y trepidante adaptación del manga japones

En una época marcada por el reciclaje y las adaptaciones surrealistas en la pequeña pantalla, los aficionados al manga saben que el live action se considera un sacrilegio de sus obras favoritas. Además de la olvidable Dragonball Evolution, Netflix se ha convertido en un especialista en el género a través de películas como Death Note y Fullmetal Alchemist, mientras que también está en desarrollo una serie de Cowboy Bebop. Pero la plataforma de streaming ha sorprendido gratamente a todo el mundo a finales del año pasado con la producción japonesa Alice in Borderland, del manga homónimo de Haro Asō publicado entre 2010 y 2016.

En el Tokio actual, Arisu, Karube y Chota, tres amigos vagos y marginados de la sociedad, están profundamente aburridos. Desempleados, en un trabajo de mala muerte o frente a los videojuegos, intentan como pueden encontrar su lugar en este mundo que no los quiere. De un día para otro, se ven transportados a un universo paralelo en el que tienen que jugar a un juego para salir adelante. En realidad, el mundo de Borderland es siniestro y peligroso, dirigido por organizadores desconocidos que han establecido un morboso calvario en forma de juego de masacre, donde sólo los más fuertes pueden esperar sobrevivir y volver a casa.

Si su título evoca un cuento de hadas, Alice in Borderland no tiene nada de la historia que popularizó Disney Es más bien una versión siniestra y de pesadilla de la novela de Lewis Carroll, con reglas muy particulares. La serie cautiva desde su primer episodio gracias a su complejo pero rápidamente comprensible universo: para sobrevivir, los jugadores deben ganar pruebas que dependen de misteriosas cartas. Cada carta ofrece un nivel de dificultad, un color que determina el tipo de reto y un visado, para entender el número de días que permiten a los viajeros sobrevivir en Borderland. Una vez transcurrido este plazo, son ejecutados misteriosamente de forma imparcial y brutal.

La serie de Netflix no es para que la vea todo el mundo. Alice in Borderland es sangrienta e incluso traumática por su violencia, como un moderno y espeluznante Battle Royale. Toma prestado mucho del culto Cube de Vincenzo Natali, un thriller paranoico. A pesar de la insoportable masacre que tiene lugar en cada episodio, la serie es particularmente juguetona y deja sin aliento, no dudando en utilizar el concepto de cajas misteriosas para captar el interés de los espectadores.

De hecho, Alice in Borderland también toma prestado de Lost y el concepto de la cueva del conejo tan querido por J. J. Abrams y Damon Lindelof, inspirado en (precisamente) Alicia en el País de las Maravillas. El trío se encuentra propulsado sin razón a un mundo onírico y aterrador, obligado a atravesarlo para esperar volver a la vida normal. No es de extrañar que nos encontremos con personajes tan excéntricos y malsanos como la Reina de Corazones y el Gato de Cheshire.

Alice in Borderland encaja perfectamente en las mejores obras de ficción distópica sobre juegos de eliminación: la serie sirve de alegoría para explorar el comportamiento social en un entorno de supervivencia. Arisu no está tan lejos de los populares héroes juveniles como Katniss Everdeen o Shôgo Kawada en la cultura japonesa. La mayoría de ellos son parias sociales que tendrán que superarse a sí mismos para sobrevivir y llegar a ser adultos en un mundo violento que, en su mayoría, está contaminado por las desigualdades de clase.

Sólo dos semanas después de su puesta en línea, Netflix dio luz verde a la segunda temporada. Así los guionistas podrá sumergirse alegremente en los spin-offs escritos por Haro Asō, que amplían considerablemente el universo de Alice in Borderland y responden a las preguntas que dejó abiertas el cliffhanger final. Tanto si les cortan la cabeza como si no, las aventuras de Arisu, Karube y Chota asegurarán y asumirán con vicioso placer la sucesión de los Juegos del Hambre y todo lo que eso conlleva.

¿Dónde ver Alice in Borderland?

La serie está disponible en Netflix.