Limitless: El efecto de la Droga

Limitless es la nueva serie de CBS estrenada hace un par de semanas. Esta se basa en la película del mismo nombre del 2011 y protagonizada por Bradley Cooper, quien en este proyecto las hace de productor ejecutivo. La serie en estos primeros capítulos es dirigida y escrita por Marc Webb, de quien podemos obviar (por favor) sus trabajos de dirección en la última saga de Spider-Man en el cine, pero a quien si podemos recordar gratamente por ser el director de 500 Days with Summer, por lo que hay una bonita luz de esperanza creo yo.

Limitless parte como una serie ingenua, básica, predecible, y hasta ridícula. Toma como elemento la comedia para identificarse como un personaje más relevante en el relato, sin embargo no funciona mucho. Hace que la serie parezca hasta un poco tonta y sin sentido. El tratamiento de color da una pequeña señal de ingenuidad con el espectador, marcando bruscamente los cambios del personaje principal cada vez que toma una dosis de la droga. En Limitless (película) todo tiene un tono mas oscuro, y no hablo solo de la visualidad. El relato, diálogos y personajes tienen algo mas cochino, sucio y confuso. Sin embargo aquí quisieron prescindir de aquello y no funciona mucho en un comienzo. Además se hace muy obvia, asumiendo que ya la serie está basada en la película, sabemos como va a avanzar todo y sin duda sabemos como va a terminar.

Pero por otro lado la rapidez del relato y montaje, le va dando una dinámica interesante a la serie, haciéndola fácil de digerir. El componente emotivo ayuda a pasar los “detalles” audiovisuales y narrativos, porque va a justificando todo. Es una serie comercial, de canal grande, de televisión abierta, gringa, y se nota. Está muy bien realizada. Se apegaron mucho al libreto de cómo debe hacerse una serie, para este contexto y publico. Todo tiene un motivo, una razón, una justificación para que los personajes se muevan. Todo tiene un porqué. Esta serie tiene un leitmotiv importante que dirige cada acción, y eso es fundamental. Todo es justificable, por quizás alguna estupidez básica, pero está. Y como espectador es lo mínimo que uno pide en una historia. Que todo se explique y tenga sentido racional o emocional.

Pero no se equivocaron en leer, yo comencé esta columna diciendo “Limitless PARTE como una serie…” y con eso me refería a los primeros minutos. Porque al pasar la serie, esta se va poniendo interesante y principalmente con Bradley Cooper y su personaje. Ahí es donde viene el turning point crucial de esta serie. Una puta escena de Cooper y comienza a cambiar todo. Ahí la historia se hace atractiva, dejamos de caer en lo obvio, en lo redundante, en lo que ya hemos visto. Y de a poco se empieza a transformar en una serie mas en serio.

El personaje principal se hace creíble, se hace chistoso, el humor funciona  milagrosamente. El personaje principal evoluciona y encuentra su sentido, su rol dentro de la serie. Y todo esto sumado a lo mencionado en un comienzo con respecto al dinamismo de la historia, el montaje rápido, y el guion justificable la va transformando en una buena serie. Entretenida, chistosa, divertida y con unos cautivantes cliffhangers. La serie toma sentido, encuentra su punto de cocción en que la carne se mantiene sellada y dorada por su exterior, pero jugosa y blanda en su interior (haciendo una analogía culinaria, si me perdonan). Todo comienza a funcionar y correr como un pequeño reloj. Empezamos a ver algo más parecido a series como CSI o Suits. Rápidamente la serie agarra ritmo a finales del primer capítulo y ya en el segundo esto tiene más sentido. La comedia que antes sonaba como un chiste ridículo, sin sentido y de niños, empieza a funcionar y a ser parte clave del ritmo de la serie y sobretodo del personaje principal.

Limitless se estrena todos los Martes por CBS en Estados Unidos, va por su tercer capitulo y tiene pinta de ir mejorando semana a semana. De a poco va encontrando su tono, y su forma. Se va transformando de a poco en una serie de procedimientos, o policial en su fondo, pero acompañado de toda esta temática de la droga y los efectos que tienen en el personaje principal. Se van armando dramas familiares, líos amorosos, y sub tramas entretenidas. Es una recomendada, quizás no ahora pero para más adelante. Partió mal, pero por ahora lo único que ha hecho es mejorar y transformarse en una serie más entretenida. Rápida, dinámica, y buena.

Limitless se puede ver, en Latinoamérica, por Space los días jueves

Comunicador Audiovisual, Fotógrafo, Guionista y Director de las cosas importantes de mi vida. Fanatico de los Sitcom, Late y la comedia. La vida es demasiado importante para tomarla en serio.

Send this to a friend