«Haters Back Off!»: De lo peor que se puede ver en Netflix

Cualquier guionista, novelista o escritor sabe que la empatía del público con los personajes de una obra es fundamental para establecer un vínculo con el lector o espectador. Si usted es un héroe, debemos animarlo. Si usted es un villano, tenemos que temerle u odiarlo. Eso es lo básico. escritores más experimentados pueden combinar estas características y crear, por ejemplo, antihéroes, añadiendo más capas y complejidad.

Por desgracia los escritores de Haters Back Off!, nueva serie de Netflix protagonizada por la YouTuber y personalidad digital Miranda Sings (Coleen Ballinger), crearon personajes que desconocen la identificación básica del fenómeno, creando un desastre en forma de serie desde los primeros segundos. Básicamente la serie trata de Miranda, una chica con «talento» que quiere ser famosa, y para ello, le pide ayuda a su tío Jim para producir un vídeo para YouTube (donde «canta» el tema Defying Gravity de Wicked) y espera convertirse en la más grande sensación en Internet.

Tanto Miranda, su tío, la madre de Miranda (Angela Kinsey, la recordada Angela de The Office) y casi todos los personajes que cruzan la pantalla en los 20 minutos del piloto (que parece durar dos horas) son gente estúpida, egoísta, molesta, despreciable y sin interés (a excepción de la hermana de Miranda). La idea de la serie, de alguna manera, es tratar de burlarse de estos seres que viven en extrema ingenuidad y en la burbuja de la estupidez. En un momento la aspirante a cantante y su tío empiezan a cerrar las puertas de la casa poco después de un comentario agresivo está publicado en el vídeo publicado en Youtube y llegan a la conclusión inmediata de que están siendo perseguidos por un asesino, Demostrando que no sólo desconocen el funcionamiento de Internet, sino que del mundo entero.

Todas las situaciones suenan absurdas e inverosímiles, sin que la serie cree un universo propicio para tales efectos. Al contrario de lo que ocurre con directores más experimentados como Mike Schur o Tina Fey pueden hacer en The Good Place y Unbreakable Kimmy Schmidt, respectivamente. El guión de Haters Back Off! también se contradice varias veces, lo que demuestra que la serie no logra tener coherencia dentro del universo creado en sí. En lugar de tener una comedia sin sentido o con mucho humor absurdo, aquí tenemos una serie simplemente sosa tratando de llevar algunas de las ideas que la chica hizo a través de Internet, cantando canciones pop con su voz nasal (las escenas de ella cantando «Don’t Cha» de Pussycat Dolls en una iglesia en el segundo episodio y «My Humps» de los Black Eyed Peas en un velorio son insufribles). Por no mencionar la fuerte dosis de connotaciones incestuosas entre Miranda y su tío que exceden el límite.

Obviamente el personaje de Miranda Sings funciona dentro de su contexto: pequeñas apariciones en vídeos en línea. Y que hicieron que 7 millones de personas afirmaran su fama. Pero para llevar el personaje a una serie de televisión de 8 episodios primero se debió crear personajes que nos importen, y peor aún, que no fueran despreciables. No pongo en duda los méritos de Colleen y su personaje, pero la serie no funciona en ningún nivel. Hasta su público de Youtube se merecía algo mejor.

Con una cantidad impresionante de series originales a su catalogo, Haters Back Off! es una gran aberración dentro Netflix y, tal vez, era mejor dejar Youtube en Youtube.

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend