Debo admitir que no me gustan las series o películas de terror, me angustian y no lo paso bien, Este año me arriesgué con la nueva temporada de American Horror Story que, dicho sea de paso, no asusta y es más que nada angustia lo que genera. Es por eso que decidí dar otro paso en mi experimento de series que intentan asustar y decanté por Channel Zero, la nueva serie de Syfy.

Syfy es conocido por sus producciones de baja calidad y presupuesto acotado. tampoco es reconocida por tener grandes títulos entre sus producciones más populares (Ejemplo: Sharknado). pero había algo distinto en Channel Zero, algo que la hacía diferente. Se nota que la serie también tiene presupuesto reducido… pero acá está muy bien llevado. Podría decir que es la serie de Syfy más decente que he visto en años.

La serie se basa en un creepypasta (palabra formada por el género del terror y la corrupción de la expresión copy paste (“copiar y pegar”) para designar historias de terror hechas bajo internet, como una mezcla de leyenda urbana con esas historias que se cuenta alrededor de una fogata. Slenderman es uno de los creepypasta más populares). Cuenta la historia de Mike Painter (Paul Schneider, Parks & Recreation), un psicólogo infantil que está de vuelta en Iron Hills, su pueblo natal, para hacer frente a los demonios de su pasado: la muerte de otros niños y la desaparición de su hermano gemelo en los años 80s. En la actualidad, nuevos sucesos sin explicación afectan a niños de Iron Hills. Todo tiene conexión con lo que vivió Painter y especialmente con los recuerdos que él y sus amigos tienen de un espeluznante programa de televisión con títeres llamados Candle Cove, La historia entra en un espiral de misterio cada vez más profundo y surrealista para que ponen en jaque la cordura de Painter.

Channel Zero no recurre las clásicas escenas de sobresaltos para causar impacto en el espectador. Si en otras producciones de terror el espectador salta del sofá, acá es todo lo contrario. Channel Zero te lleva a un nivel de angustia que te hunde en el sillón. La serie no recurre a efectos sonoros o visuales para dejar mal.

Ahora. ¿Indie?, Sí. La realización de Channel Zero es pulcra, visualmente está bien, tiene tomas muy largas donde no está pasando nada (o eso nos quieren hacer creer), se toma su tiempo para crear atmósfera, para contar una historia distinta y llamativa. La música juega un rol fundamental ya que su presencia en la serie es casi nula. Pocos momentos de Channel Zero tienen musicalización y, cuando hay alguna escena más de “terror”, no ocupa el recurso básico de subir el volumen o poner un efecto sonoro impactante. Su construcción musical está muy bien armada.

Channel Zero no es la gran serie del año ni pretende serlo, se destaca por sobre las demás por hacer algo distinto en el género del terror, algo distinto a lo que ya hemos visto en Scream, Scream Queens o la ya mencionada American Horror Story. De hecho, toma algo de AHS: Su temporada con historia única. La primera temporada de la serie tiene un inicio, desarrollo y final de la trama en el último episodio (6 en total). Una nueva temporada con una nueva historia ya se está cocinando y ya cuenta con un trailer.

Si te gusta el género y quieres ver una serie que tiene elementos distintos, Channel Zero puede ser una excelente opción. La única forma de verla, actualmente, es mediante descarga por internet.