El estreno de la séptima temporada de The Walking Dead ha generado quejas debido a su enorme nivel de violencia, que muestra a dos personajes principales asesinados brutalmente por Negan (Jeffrey Dean Morgan) con Lucille, su bate de béisbol.

Después de un episodio ensangrentado, el resto de la temporada fue mucho menos violenta. El productor ejecutivo, Gale Anne Hurd reveló en un panel de NATPE, y que fue recogido por el medio Variety, que esto era debido a la reacción de los fans, “Hemos bajado el tono de los episodios que todavía quedan para el resto de la temporada.”

Sin embargo, el director Greg Nicotero  y showrunner Scott M. Gimple dicen lo contrario. Según informa Entertainment Weekly, el cambio de tono no tenía nada que ver con el impacto del primer episodio, revelando que el objetivo era hacer que la brutalidad Negan sea mucho más alta que los zombies.

La violencia en el debut fue elevada por una razón” dijo Scott M. Gimple:

“El horror de lo sucedido a los personajes fue muy específico para este episodio y el comienzo de toda esta historia nueva. No creo que este es el nivel de violencia debe estar necesariamente en toda la serie. Debe ser específico para una historia y un propósito. Pero lo voy a decir una vez más: la violencia en el debut fue para un propósito específicamente narrativo”.

Mientras que Greg Nicotero confirma que si pudiera volver atrás en el tiempo, no cambiaría nada.

“No creo que lo hubiéramos hecho de otra manera, hay una diferencia entre la violencia contra los caminantes y humana o la violencia entre humanos… y debemos diferenciarla”.

The Walking Dead volverá con la segunda mitad de la 7ma temporada en Febrero

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →