Revivals, remakes, reinicios … Cuando falta la creatividad, apostar por marcas conocidas popularmente ha sido una salida abrazada por los ejecutivos de televisión, después de todo, es fácil creer que la curiosidad natural de la gente y el factor nostalgia es suficiente para hacer un éxito más allá de ser un gran suceso o de tener una historia interesante. Los resultados recientes, sin embargo, oscilan entre recepciones tibias (como ocurrió, por ejemplo, con The X Files a principios de 2016 y el spin-off de 24 en febrero de este año) y algunos casos raros un poco más exitosos como la reinterpretación televisiva de la franquicia Arma Mortal. En este contexto, ¿dónde encaja el regreso de Prison Break?

Ignorando el hecho de que la premisa de esta nueva tanda de episodios (serán 9) es forzada por sí misma (considero muerto cuando la serie terminó en 2009, Michael Scofield reaparece en una prisión en Yemen), el equipo dirigido por el creador de la serie, Paul Scheuring, juega todas las fichas sobre los mismos elementos que hicieron a Prison Break famosa gracias una historia entretenida y a un carismático elenco, casi todos de vuelta. Por lo tanto, hay una nueva y obvia conspiración para sostener la trama; misteriosos agentes mercenarios que quieren eliminar a Lincoln Burrows, Sara y compañía; T-Bag como el antagonista que amamos odiar; buenas secuencias de acción y, por supuesto, la estrella de la serie interpretado por Wentworth Miller, una vez más involucrado en un intento para escapar de una prisión.

Pero hay una pequeña y curiosa subversión detrás de la fórmula repetida: cuando vuelve a aparecer, Scofield niega ser quien es y se ha quedado atascado en Yemen para ayudar a un líder del Estado Islámico. Paremos un poco, entonces significa que ¿el bueno por una vez se volvió villano en la reactivación de la serie? Pues bien, teniendo en cuenta lo que los dos primeros episodios nos muestran, sí, pero no hay que ser muy intuitivo para imaginar que la serie va revelando el motivo por el que Michael finge estar muerto todo este tiempo y terminó en el Oriente Medio (¿que actúa como un agente doble, tal vez?) como una especie de moneda de cambio realizado con el gobierno o de algún organismo vinculado a ellos para garantizar la libertad y la seguridad de su familia, ¿verdad?.

Sea como sea, el hecho es que Prison Break está de vuelta con una nueva secuencia de títulos que tiene un tema musical creado por Ramin Djawadi (autor de la característica música de inicio de Game Of Thrones) y sin ningún tipo de vergüenza para reciclar lo que funcionaba antes y que ahora es un malabar de situaciones que, esperamos, sea el inicio para que su trama concluya definitivamente. Este regreso hace que la historia de un brillante ingeniero que hace un escape de la prisión parezca tarea de jardín infantil.

La última palabra la tienen los fanáticos de la serie, de ellos depende si esta resurrección es un acierto o un fracaso, Desde nuestra perspectiva, Prison Break estaba bien finalizada, eso es un hecho, pero al menos la serie puede disfrutar de la nostalgia. Prison Break vuelve el 4 de abril a las 23 hrs por FOX.