[REVIEW] Game of Thrones: Temporada 7

El séptimo año de Game of Thrones comenzó anclado en la premisa de organizar todo lo que sucedió durante seis temporadas en un gran rompecabezas. Mucho tuvo que ser hecho en varios niveles: desde poner a Jon Snow (Kit Harington) y Daenerys Targaryen (Emilia Clark) al lado del otro para transformar el problema de los Caminantes Blancos en algo común a todos los habitantes de Poniente. Una tarea que se complica aún más teniendo en cuenta que el nuevo año se reduciría (en vez de los diez capítulos, el penúltimo año de Game of Thrones contó con sólo siete episodios). Como hace mucho no sucedía en la serie, la historia caminó a pasos agigantados y pocos minutos se desperdiciaron en un guión en el que cada diálogo y cada acción resultaron indispensables.

Por supuesto que esto no sucedió de forma impecable. Es difícil no sentir la falta de los diez episodios habituales (en especial en el confuso, atropellado pero emocionante penúltimo episodio). La impresión es que el gran volumen de información se ha vuelto ligeramente apresurada.

Sin embargo, hay que dar el crédito al equipo de escritores y productores de la serie, Dan Weiss y David Benioff. Los seis años anteriores fueron responsables de sacar del camino a todos los personajes que no son estrictamente necesarios para delinear el conflicto principal de la serie, colocando a Westeros contra el Rey de la Noche y su ejército de muertos. Las piezas débiles o, al menos, dispensables, fueron cortadas del tablero y la historia sólo fue posible por haberse concentrado en un tercio de los personajes que ya integraron el elenco de la serie. Además, algunos momentos que parecían ser pasados por alto en un momento inicial, como la reunión entre Jon Snow y Theon Greyjoy, fueron ordenados en el transcurso de la historia. Estas situaciones, por ejemplo, recibieron la atención necesaria más adelante: el ya ex bastardo de Winterfell tuvo un diálogo necesario y sincero con Theon en el último episodio.

El proceso de colocar las piezas encajadas para que las cosas se desenrollaran más fácilmente, por supuesto, también hizo que algunos próximos pasos quedaran más fáciles de presumir. La totalidad del arco del descubrimiento de la verdadera identidad de Jon Snow como un Targaryen, hijo legítimo de Lyanna Stark (Aisling Franciosi) y Rhaegar (Wilf Scolding) comentado por Bran Stark (Isaac Hempstead Wright) y Sam Tarly ( John Bradley-West) puso a los personajes en posiciones y funciones estratégicas. Si Bran no se hubiera convertido en el Cuervo de tres ojos, no habría visto que el hermano es, en realidad, su primo, y, paralelamente, si Sam no estaba en la Ciudadela con el libro correcto en el momento oportuno, nadie tendría el conocimiento de que Jon es el legítimo heredero Targaryen del Trono de Hierro y no un bastardo Sand, como Bran dedujo hasta entonces en base a sus visiones. El año que viene, sin duda, se verá la parte que falta para completar esta trama: Meera Reed (Ellie Kendrick) , hija de Howland Reed, es la única testigo viva puede dar fe de que Jon es el hijo de Lyanna y Rhaegar.

En la prisa, algunas cosas quedaron mal explicadas, como la marca del Rey de la Noche en el brazo de Bran. Mucha gente especulaba que el joven Stark llevara la señal sería suficiente para eliminar la magia que impedía al ejército de muertos a atravesar la Muralla. Y eso no era una especulación gratuita, ya que la marca fue lo que minó la magia que protegía la cueva donde vivía el Cuervo de Tres Ojos anterior. Otra cosa fue la situación no resuelta de Gusano Gris y el ejército de Inmaculados que en un momento fueron rodeados por los buques del insoportable Euron Greyjoy (Johan Philip Asbæk) y que después ya estaban en el campo de batalla listo para el combate.

El encuentro de Jon y Daenerys. El momento más esperado de toda la serie, se produjo en la 7ma temporada

El séptimo año, sin embargo, tuvo más aciertos que errores, indiscutiblemente. Se ha mantenido al público atento a cada escena, a cada gesto, a cada conversación. La temporada también mostró que la serie es dueña de un guión inteligente y rescató varios diálogos o situaciones de años anteriores, resignificando esos pasajes antiguos. Los episodios trabajaron en tres frentes principales: La guerra por el Trono, la amenaza cada vez más sólida de los White Walkers y el descubrimiento de la identidad de Jon. Todas ellas avanzaron perfectamente bien.

Otra cosa que la séptima temporada supo trabajar bien fue la disfuncionalidad familiar presente en núcleos que van desde los Stark hasta los Lannister. El reencuentro norteño rindió dinámicas interesantísimas, colocando personajes que pasaron por muchas cosas en medio de un conflictivo proceso donde necesitaban conocerse nuevamente como las diferentes personas que se convirtieron. Sansa (Sophie Turner), Arya (Maisie Williams) y Bran son ejemplos de cómo ha evolucionado la serie desde el primer episodio viviendo el saludo final de los tres en Invernalia, la defensa de lo que queda de su familia de las amenazas disimuladas como Meñique (Aidan Gillen) fueron realmente algo épico. La forma en que los diálogos de Sansa y Meñique o de Sansa y Arya se barajaron en los dos últimos episodios fue música para el oído del espectador.

En el lado Lannister, la cosa no fue diferente. Lena Headey conduce con maestría a una Cersei cada vez más peligrosa debido a su falta contradictoriamente metódica. Sí, Cersei es definitivamente una villana, aunque bañada en toneladas de complejidad, tuvo dos grandes momentos en el último episodio: el primero con Tyrion (Peter Dinklage) y el segundo con Jaime (Nikolaj Coster-Waldau). Ambas relaciones son problemáticas, enfermizas y ver los diversos niveles de eso en cada frase dicha por ellos fue muy interesante. El punto en que cada uno de los tres termina también dice mucho sobre ellos: mientras Jaime, el Regicida, todavía tener algún resquicio de honor y marcha solo hacia el Norte, Cersei se hunde solitaria en su egoísmo mientras rompe sus propias promesas.

Lo principal, por supuesto, se produjo en El Muro. Con el dragón zombie de hielo, el Rey de la Noche derribó la estructura milenaria y dejó la promesa de enfrentamientos épicos para el próximo año. El invierno también llegó finalmente en al sur y Cersei todavía será responsable de mucho dolor de cabeza.

La séptima temporada ha anticipado el deseo de que una de las historia de la televisión de más alta calidad llegue a su fin. George RR Martin, El autor de la obra original, ya había anticipado de que el fin de la historia será agridulce, pero está claro que, independiente de la conclusión de la narrativa, decir adiós definitivamente Game of Thrones no será una tarea feliz para millones de fans en todo el mundo.

Game of Thrones se puede ver de manera íntegra por HBO GO.

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →