Por @Tanisoda

Sin duda la segunda temporada de Stranger Things nos hizo volver a recordar, después de más de un año de espera, por que amamos tanto esta serie. Es por eso que, como una fan más, me atreví a escribir esta columna. Espero coincidir en algunas cosas con ustedes y por supuesto, abrir el debate acerca de que cosas amamos de esta producción.

Sin orden de importancia, la primera razón a considerar es sin duda su ambientación en los 80’s. Por qué, seamos sinceros ¿quién no ama los 80’s?. La moda, los vestidos, peinados, música, teléfonos, cámaras fotográficas, videojuegos, cine y más, nos hacen volver a recordar “los buenos tiempos”. Escuchar un cassette de The Clash en la radio, ver a los niños reunidos en los videojuegos (“vamos a los flipper”), teléfono con ruedita, cámaras de fotos instantáneas, el estreno de Polstergeist en el cine!, niños llegando en bicicleta al colegio y así varias cosas que podemos ver en esta serie, nos genera una rica nostalgia que nos deja atrapados. Ver a los niños jugar sin el celular en la mano es realmente llamativo.

Otro motivo para amar esta serie son sus protagonistas: “los niños”. La compatibilidad entre el punto 1 y 2 es curiosa, si bien los amantes de los 80’s son personas adultas (sobre los 30 años) la serie es protagonizada por niños. ¿Una serie de niños para adultos? No. Es una serie de niños para toda la familia.

La elección de los protagonistas es uno de los puntos más altos de esta serie. El “típico” grupo de amigos compuesto por el líder, el tímido, el canchero y el tierno, sufre un cambio importante cuando desaparece uno de ellos y junto con esto aparece un nuevo integrante. Una niña. (Primera temporada).

Eleven, interpretado por Millie Bobby Brown, es la niña con superpoderes que llegar a revolucionar a este grupo de amigos. Sin dudas esta pequeña actriz británica de tan sólo 13 años, ha sido una de las grandes sorpresas de esta serie (muchos la comparan con la actuación de Natalie Portman en Léon: The Professional). Mike (Finn Wolfhard), Will (Noah Schnapp), Lucas (Caleb Mc Laughlin) y el encantador Dustin (Gaten Matarazzo) son los protagonistas de esta historia que se inicia cuando Will desaparece sin dejar rastro.

La continuación de la serie sigue a los 4 niños protagonistas de la primera entrega

La metamorfosis que sufre el grupo, su comportamiento y actitudes son representados de forma magistral por cada uno de estos niños. En la segunda temporada aparece una nueva integrante: Max (Sadie Sink). Max se roba todas las miradas al comienzo de la segunda temporada, con un personaje que si bien no tiene superpoderes, posee una gran habilidad para los videojuegos y la patineta, lo que sin dudas llama la atención de los chicos, quienes no dudan en querer integrarla a su grupo. Si bien Eleven y Max son muy (muy) diferentes, ambas tienen un lugar importante en el grupo y en el desenlace de la historia.

A todos nos gustan las historias de suspenso y a esta serie le sobra. No sólo suspenso si no también misterio. ¿Qué está pasando?, ¿Dónde está?, ¿Quién es? Son algunas de las interrogantes que rondarán en tu cabeza durante ambas temporadas. Una noche fría, niebla espesa, ruidos extraños, música de fondo y la expectación de ¿qué va a pasar? Es parte de las sensaciones que nos provoca Stranger Things.

La primera y segunda temporada (de 8 y 9 capítulos respectivamente) cuentan historias diferentes pero relacionadas entre sí. Los ingredientes: Una monstruo, una víctima, la familia que sufre, policías, amigos y superpoderes son los elementos que se mezclan en esta historia.

Finalmente y no menos importante, otra razón para amar esta serie es precisamente, el amor. Por supuesto que no podía quedar fuera este ítem. Amor y desamor forman parte importante de la historia. Amor de amigos, amor de pareja, amor de familia y amor adolescente son algunos de los que podemos ver a lo largo de estos 17 capítulos. A pesar de ser una serie más bien oscura, donde hay que resolver enigmas, revelar la verdad y salvar a las víctimas, hay mucho amor. El amor de amigos es la gran “moraleja” que nos entrega esta serie, esa que nos habla de incondicionalidad, lealtad y promesas. Si ponemos un poco más de atención en los detalle, podemos entender que más allá de presentar a este grupo de amigos sobreponerse a una situación difícil, el trabajo en equipo y el amor es el que triunfa.

No quisiera terminar esta columna sin una buena noticia, ¡confirmada la tercera temporada! Para los fanáticos y ansiosos que ya terminamos la segunda temporada, probablemente tendremos que esperar más de un año para volver a ver a este grupo de adorables niños y sorprendernos con una nueva historia.

Las dos temporada de Stranger Things se encuentra, de manera íntegra, en Netflix.

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →