The Young Pope: El Papa que no cree en Dios

Comenzamos con un sueño de Lenny (Jude Law) entregando su primer sermón a los fieles en el Vaticano, diciendo todo lo que tiene en mente, tocando temas espinosos para la Iglesia, como el aborto y el matrimonio homosexual, sorprendiendo a los oyentes y que conduce a desmayar cardenales en medio de sus palabras.

Los primeros minutos de The Young Pope dejan en claro cuál es el tono de la serie: polémica, rompedora de esquemas y brillante. La introducción del personaje está muy bien desarrollada, dando la impresión de que estamos frente a una iglesia moderna y progresista. pero que poco a poco, vamos viendo un lado más conservador.

Lenny es el protagonista absoluto de la ficción, que es proclamado Papa Pio XIII después de una exhaustiva votación de cardenales papales. Lo que no sabían estos religiosos es que las prácticas de Lenny son, por decir lo menos, atípicas. Desde no querer dar el clásico sermón dominical en la plaza de San Pedro, no ser visto o fotografiado por nadie, hasta su declaración de no creer en un ser superior. Lo cierto es que la serie nos lleva en la complicada pero fascinante mente de Lenny en su incipiente papado. Pero que esto no nos confunda, Lenny es también un déspota, un ególatra y un tirano en la forma en que desarrolla su Papado, haciendo caso omiso de asesoramiento.

Diane Keaton aparece como Sister Mary, una monja que cuidó de Lenny en el orfanato (sus padres lo abandonaron cuando él era un niño) y pronto es ascendida a la asistente especial del Papa. También están en el elenco Silvio Orlando interpretando al Cardenal Vioello, el aconsejador principal del Papa que ve, para su desgracia, cómo las distintas peticiones y manera de pensar de Lenny hacen merma en la cantidad de fieles cristianos que van abandonando a la iglesia, por lo que Vioello tratará de persuadir al Papa para seguir con las reglas establecidas.

The Young Pope podría ser vista como un “House Of Cards del vaticano”. Los majestuosos escenarios ocupados en la serie son clásicos y suntuosos, pero Paolo Sorrentino (creador de la serie y director de todos los episodios) se asegura de que siempre se rompa ese estilo elegante con algo de modernidad. Esto se puede ver en la primera escena, en la que Pío XIII se despierta en una habitación clásica, con una radio vieja, pero usando un Apple Watch. En otro momento, el Papa, con su traje tradicional, va caminando solo por las habitaciones oscuras del Vaticano, sólo para enfrentarse a una ola de turistas con sus teléfonos móviles y cámaras.

Las referencias modernas están también en el guión. Pío XIII quiere ser un Papa invisible. No desea tener su imagen esparcida en poleras o chapitas, por lo que ocupa como referentes a Banksy, Daft Punk, entre otras figuras misteriosas de la cultura pop, que han ocultado sus rostros para no ser reconocidos.

La serie ha causado polémica por abordar temas complicados de la fe y la religión, pero la verdad es que se burla de temas más profundos y universales. Es uno de los imperdibles del año por su temática, su realización y puesta en escena. La nueva apuesta que unió a HBO (USA), Sky (UK) y Canal+ (Francia) es una de esas ficciones que hay que ver… seas católico o no.

The Young Pope se puede ver de manera íntegra en la app de FOX, además ya se ha confirmado que la 2da temporada se verá por FOX Premium y estará disponible en dicha aplicación.

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →