Si hay algo en lo que podemos estar de acuerdo es en que Netflix está esmerado en presentarnos universos paralelos: desde Stranger Things Black Mirror, pasando por The OA y Star Trek Discovery, la plataforma de streaming está empeñada en hacer series para todo tipo de público. Con Altered Carbon llegamos a un nuevo nivel de futuro alterno (o real).

Desde Netflix nos han enviado los 10 episodios de la primera temporada de la serie. Repasaremos los aspectos generales y lo que aparece en el tráiler para no caer en spoilers. En Altered Carbon nos trasladamos al siglo XXIV, específicamente al año 2384, los humanos pueden cambiar de cuerpo fácilmente gracias a un elemento llamado “pila” que almacena toda la conciencia de esa persona, por lo que la muerte como tal no existe a menos que esa pila sea destruida. Gracias a esto Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman) despierta luego de ser asesinado 250 años atrás. Kovacs es devuelto a la vida por el multimillonario empresario Laurens Bancroft (James Purefoy), que quiere que investigue su muerte. Es así como Kovacs empieza a desenvolverse en un mundo oscuro y decadente para averiguar quién fue el asesino de Bancroft.

Esa es, básicamente, la premisa de una serie que puede recordar fácilmente a otras producciones tales como Blade Runner, Mad Max o ficciones televisivas similares como Dollhouse, Caprica, Los 100 y hasta Black Mirror (eso de la conciencia humana en “discos duros” ya lo hemos visto en capítulos de la serie de Charlie Brooker).

Altered Carbon

Los efectos especiales y la ambientación son uno de los puntos altos de Altered Carbon

Desde el primer momento la serie nos demuestra que no pretende ser masiva. Su estética es desoladora, incluye escenas de acción, de sexo, de desnudos explícitos, mucha información en poco tiempo y, probablemente lo más importante, una trama que se va complejizando con el correr de los episodios, demostrando que no estamos ante una nueva serie de ciencia ficción juvenil. Acá tenemos una evidente madurez en el género que cualquier fanátic@ de las tramas futuristas podrá apreciar.

Uno de los puntos importantes de este tipo de producción son los efectos especiales y el ambiente que envuelve toda la historia. Era uno de los mayores miedos que tenía al comenzar a ver la serie: que se viera charcha/cutre/de baja calidad. Grande fue mi sorpresa al ver que se nota un gran presupuesto en la realización de todos los efectos que se ven en pantalla y, además, son concordantes en el desarrollo de la trama. Se nota un gran trabajo en su planteamiento para alimentar y enriquecer la historia.

Me atrevo a decir que estamos ante la serie más ambiciosa de Netflix por lejos (de hecho, ya se especula que la segunda temporada se está preparando). Prácticamente nos sentamos al frente de un mundo nuevo que debe sustentarse a lo largo de 10 episodios (algunos episodios mejor logrados que otros) y nos debe cautivar para seguir enganchados. No estamos frente a una serie perfecta, pero tiene los elementos suficientes para lograr ser una de las mejores producciones del año.

Altered Carbon estrena su primera temporada completa el 2 de Febrero por Netflix.