[REVIEW] Better Call Saul, temporada 4: Adiós Jimmy, hola Saul ??

No tememos en clasificar a Breaking Bad en la categoría de series que se cocinan «a fuego lento», son estas series que se toman su tiempo para configurar sus narrativas antes de encenderlas al final, por lo que debemos inventar uno nuevo para Better Call Saul. Anti-espectacular desde sus inicios, pero terriblemente adictiva y tan emocionante como su hermana mayor, el spin-off de Vince Gilligan estudia bajo el microscopio el cambio de personalidad de Jimmy McGill, ingenioso abogado con falta de reconocimiento, que se convertirá en el defensor Saul Goodman: parodia de un abogado, siempre presente para defender a mafiosos como Heisenberg, siempre y cuando pague y él no quede atrapado.

Eso lo sabíamos desde el principio, lo que no sabíamos era que la clave para comprender la evolución de Jimmy es responsabilidad de Chuck y Kim, las dos personas más importantes de su vida. A su manera, le hicieron entender que nunca sería «lo suficientemente bueno», lo suficientemente «limpio», para pretender ser su igual, profesional y moralmente.

Durante esta temporada, Jimmy evitó cuidadosamente manejar emocionalmente la muerte de su hermano. No parece creer en la carta de despedida que Chuck le dejó (o que Kim escribió para intentar apaciguarlo, la duda continúa), finalmente se niega a ver a un psicólogo después de la sugerencia de su compañera, pero Jimmy sigue obsesionado con la idea de volver a ser abogado. Aquí es donde entra Kim. Al comienzo de la temporada, Jimmy tiene un objetivo que lo hace mantener durante su período de suspensión: tener una oficina con Kim. Pero se da cuenta a mitad de camino de que no está en los planes de la brillante abogada, que termina aceptando un puesto en otra firma.

Tememos por la relación de Kim y Jimmy en el futuro

Esta nueva bofetada en su ego, debilitada extremadamente por su relación con Chuck, es demasiado. Listo para hacer cualquier cosa para convertirse en abogado (para culpar a Chuck, incluso en la muerte), Jimmy finalmente toca la fibra sensible del comité para volver a registrarlo, usando la muerte de su hermano. Este último episodio de la temporada 4, titulado «Winner», es tan fuerte que todos caemos, Kim incluida. La escena final revela nuestro error: el hombre fingió sus sentimientos a lo largo de su soliloquio para seducir al jurado. Bueno, él no quiere ser llamado Jimmy McGill. Su clientela de criminales, que creó durante su paso por el negocio de telefonía móvil, lo conoce con el nombre de Saul Goodman, ahora será llamado de esta manera. Frente a una desconcertada Kim, se da vuelta, levanta los pulgares y dispara la famosa respuesta: «It’s all good, man! (Todo está bien, hombre)». Obviamente, temblamos con el pensamiento de que la Temporada 5 sea la peor para el mejor personaje femenino (Rhea Seehorn) en el universo de Breaking Bad. Pero algo nos dice que todo permanecerá en un nivel psicológico, y que Vince Gilligan evitará una conclusión demasiado obvia (asesinada por una mafia después de un caso en el que se mezcla a Jimmy, por ejemplo).

Otra manifestación de las dicotomías internas de Better Call Saul surge evidentemente en la trama auxiliar, cuya Guerra Fría no podría ser más lejana del drama de Jimmy y Kim, y es genial que las temáticas sean tan dispares. Por más que el núcleo paralelo, encabezado por Mike (Jonathan Banks), Gus Fring (Giancarlo Esposito) y Nacho (Michael Mando), opere más como un puente de conexión entre esta serie y sus eventos futuros, la cuarta temporada de Better Call Saul profundiza pacientemente a las personalidades de los tres, capa tras capa.

Con este estudio de personajes -que para los partidarios de las escenas de acción de la obra de Gilligan será emocionante, cortesía de los fusiles y revólver empujados por los brutales Hermanos Salamanca (Daniel y Luis Moncada)-, Better Call Saul entreabre una puerta por donde los fans pueden espiar la genialidad de Gilligan en plena actividad, observando las minucias de la amplitud estructural que el guionista necesitó construir para edificar el inmenso universo narrativo de Breaking Bad. Es en esta temporada que asistimos, por ejemplo, al deterioro de la relación entre Fring y Hector Salamanca (Mark Margolis); a la génesis de la «fatal» campanilla del homicida traficante mexicano, una campanilla cuya historia íntima está ligada, no por casualidad, a un incendio del pasado.

En resumen, en esta temporada 4, Jimmy se ha convertido en Saul. Está listo para volver a cruzar el camino de Gus Fring, quien, por su parte, ha iniciado la construcción (laboriosa) de un laboratorio subterráneo, en el que un químico determinado eventualmente vendrá a cocinar metanfetamina con 99,1% de pureza. La caída moral de nuestro antihéroe está acompañada por la de Mike, cuyo camino es tan oscuro como el de Jimmy/Saul. Embarcándose en una situación imposible, no tiene más remedio que ejecutar al jefe del proyecto, por orden de Fring (Giancarlo Esposito, cada vez más escalofriante), sabiendo que este pobre tipo es como él, un «hombre de familia», que no ha tomado conciencia de las personas para las que trabaja. La mecha, encendida durante mucho tiempo, ahora se desplaza a toda velocidad para unirse al explosivo de barril que representa al despiadado Breaking Bad.

Better Call Saul está disponible en Netflix.

Better Call Saul Season 4 Comic-Con Trailer | Rotten Tomatoes TV

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend