game of thrones

[REVIEW TEMPORADA FINAL] Game of Thrones, episodio 5: ¡Toquen las malditas campanas!

Hay una gran lección que podemos aprender del quinto -y penúltimo- episodio de esta octava temporada de Game of Thrones: es mejor esperar a la conclusión de una serie (o de una saga de novelas) antes de llamar a tu propio hijo como uno de los personajes. «The Bells» está escrito por Benioff y Weiss y dirigido por Miguel Sapochnik, ex director del 8×03, «The Long Night«. Pasemos de la batalla contra los Caminantes en medio de la noche a la batalla diurna en Desembarco del Rey para un episodio técnicamente bien empaquetado: dejando a un lado un par de efectos especiales que son un poco débiles y algunos que encontramos poco convincentes (¿pero por qué el fuego de dragón vuela edificios como esos?), hay muy pocas notas técnicas que se pueden hacer sobre el episodio. Todavía. Y sin embargo nada, no hay la más mínima emoción ante dos de los eventos más esperados de la serie: todo es demasiado rápido y apresurado para convencer realmente. Pero vamos a entrar en detalles (el artículo contiene spoilers!).

Dejemos una cosa clara, sin muchos giros de palabras: la escritura de Game of Thrones empeoró cuando George R.R. Martin dejó la serie para dedicarse a la escritura de libros. Más que empeorar, con la quinta y sexta temporada debemos hablar más de un cambio en la narrativa: durante las primeras temporadas, la serie ha seguido con fidelidad no tanto la trama como el estilo narrativo de Martin, siempre más centrado en los personajes, con sus acciones y motivaciones, que en la propia trama. Con el logro y luego la superación de los libros, algo ha cambiado en la serie: Benioff y Weiss han decidido insistir más en la espectacularización del producto, en los momentos de conmoción y en la necesaria continuación de la trama, con los personajes reducidos en su mayoría a peones destinados a pasar de A a B.

Los problemas ya se han visto en algunos momentos de la quinta y sexta temporada: toda la historia de Dorne sigue siendo hoy un gran matadero; la decisión de Meñique de entregar Sansa a Bolton se explica estratégicamente sólo por la necesidad de conspirar para tener Sansa en el Gran Invierno y luego trasladarla a Jon y comenzar la reconquista; Cersei, que vuela el templo de Baelor, sigue siendo uno de los momentos más trágicamente épicos de toda la serie, pero se trata sólo de un gran espectáculo sin ninguna consecuencia en particular (¿dónde está la reacción de los nobles? ¿Qué pasa en la corte, cómo va la vida en la Fortaleza Roja?).

La séptima temporada fue decididamente complicada desde el punto de vista de la lógica narrativa, e incluso en esta octava temporada hubo momentos no demasiado sensatos. El punto, sin embargo, es que este es el pliegue que la serie tomó hace varios años: sabemos que la complejidad narrativa o incluso la lógica a menudo se sacrifican un poco `para continuar la trama’, por lo que en virtud de esta conciencia podemos (con gran paciencia y varios suspiros nostálgicos de la idea de temporadas pasadas) cerrar un ojo frente a Daenerys repentinamente afectada por una miopía tan aguda que le impide ver una flota entera cuando está en la línea de fuego. Pero incluso la paciencia tiene un límite frente a Daenerys que decide arrasar con todo el Desembarco del Rey.

Sí, las claves de la locura de Daenerys ya estaban ahí, incluso en los libros, donde el acceso directo al punto de vista de Daenerys nos permite captar mejor su paranoia, el instinto de supremacía y la arrogancia de una exiliada soberana que más que el trono quiere una casa, quiere ser amada y está dispuesta a reaccionar con rabia y violencia ante la falta de amor de un pueblo hacia ella. Martin siempre ha dejado claro que el poder corrompe y desgasta a cualquiera, por lo que la metamorfosis de Daenerys no sólo es legítima, sino también un poco esperada. El problema es que Benioff y Weiss han escrito el personaje de Emilia Clarke como salvadora demasiado tiempo para que la metamorfosis de ella parezca dramática o incluso sensata, habiendo pasado tan poco tiempo en el descenso de Dany al abismo de la locura.

Mientras vemos a Daenerys ignorando las campanas de la rendición para quemar a un millón de personas, no parece que estemos presenciando el trágico cumplimiento de un destino inevitable, hasta el punto de ser narrativamente más alto y humanamente más bajo que un personaje ahora incapaz de mantener a raya su propia paranoia; sólo parece que vemos a una conquistadora sangrienta que lo destruye todo (mientras Jon es testigo de la masacre con su habitual cara estúpida: en esta temporada es de una inutilidad intolerable y, afrontémoslo, es demasiado tonto para ser un buen rey).

En este episodio ocurre de todo: Desembarco del Rey destruido, el esperado Cleganebowl, Cersei y Jaime muriendo. Acontecimientos muy esperados por los espectadores, pero durante «The Bells» es difícil intentar algo. El choque entre el Sabueso y la Montaña está desprovisto de carga emocional, parece ser sólo algo que se suponía que iba a suceder y que finalmente sucede; Cersei y Jaime que se encuentran y mueren poética y trágicamente juntos, pero no transmiten lo suficiente. Probablemente por el tratamiento dado a Jaime: veleta hasta el final, con un camino de evolución y maduración lanzado al barro. ¿Tiene sentido para él volver a Cersei? En realidad, sí: el suyo es un vínculo mórbido y tiene sentido que Jaime todavía no quiera vivir sabiendo que su melliza morirá sola, así como es realista que Jaime vuelva a caer en la dependencia de su hermana incluso después de haberla superado aparentemente; el resultado es un desarrollo detenido que no convence del todo, probablemente debido a los ritmos impuestos por una temporada de sólo seis episodios. En los libros recordemos que ahora la odia no sólo porque ambos han cambiado, sino también por un fuerte componente de celos del que Jaime en la serie parece estar totalmente ausente; pero tiene sentido pensar que incluso allí dejarán este mundo juntos como nacieron, tal vez después de que Jaime mate a su hermana haciendo realidad la profecía de valonqar (ausente en la serie). La diferencia es que en los libros, si alguna vez salen a la luz, no habrá nada precipitado.

La escritura no convence, pero los actores sí: Emilia Clarke en este episodio está increíblemente en estado de gracia y consigue transmitir todo el dolor, la ira y la furia de una reina paranoica que lo ha perdido todo, dando profundidad a un personaje que de otro modo sería muy aplastado. Y lo mismo puede decirse de Peter Dinklage, Nikolaj Coster-Waldau y Lena Headey. Headey sobre todo ha tenido el mérito, durante ocho temporadas, de hacer más trágica y humana la figura de uno de los personajes más complejos de toda la serie, que en las dos últimas temporadas ha sido (desafortunadamente) aplastada hasta convertirse en una villana banal. Pero incluso con ese pequeño material -y, en esta octava temporada, con el poco tiempo de pantalla concedido a Cersei- Headey ha hecho un trabajo magistral, y si en los momentos finales de Cersei podemos sentir alguna emoción, el mérito no es de la escritura, sino de uno de los intérpretes más increíbles del reparto.

Arya se encuentra de nuevo presenciando escenas horribles, desde la horda de no-muertos hasta la ciudad que se derrumba a su alrededor, y Maisie Williams es excepcional al transmitir todo el miedo, el horror y el sentido de impotencia y desconcierto de Arya en medio de esa masacre, la dramática conciencia de que los dragones que ella admiraba en 8×01 no son más que un arma de destrucción masiva.

Y tal vez en realidad sentimos algo: porque si los acontecimientos de los diferentes protagonistas pueden dejarnos indiferentes, lo que nos llama la atención es el destino de la gente, los habitantes de Desembarco del Rey; gente inocente que muere como muere en cada guerra. Porque mientras nos enfocamos en los poderosos y en aquellos que deciden el destino del mundo, son los inocentes los que pagan el precio de sus decisiones. Y una guerra al final no deja nada más que esto: devastación.
No hay héroes, sólo personas inocentes que mueren, soldados que son aniquilados después de rendirse, mientras que otros tratan de aprovecharse del horror para herir a otros inocentes desarmados. Es el peor lado del ser humano, y es real y verdadero. Es una pena que no hayamos tenido suficientes episodios para hacerle justicia y decírselo mejor.