[OPINIÓN] Consumo y Manipulación mediática en «The Boys»

PRECAUCIÓN: ESTA COLUMNA CONTIENE SPOILERS DE LA TRAMA DE LA PRIMERA TEMPORADA

Por lo general, las series y películas de superhéroes cuentan la historia de cómo personas con habilidades sobresalientes se desenvolverían en el mundo, qué consecuencias generaría esto y de qué manera la sociedad se adapta a ellos, los acepta, rechaza o genera normativas para regular sus actos. El caso de The Boys es similar, pero diferente.

Adaptada del cómic creado por Garth Ennis y Darick Robertson, la serie original de Prime Video también presenta una sociedad con super humanos, pero, a diferencia de sus pares, lo hace planteando un contexto en el que la presencia de éstos es completamente común, natural y normal. The Boys se aleja del argumento sci-fi que Marvel Television o CW le han dado a sus programas, se salta el super origen para proponernos desde -literalmente- los primeros minutos cómo funcionaría el mundo real, el neoliberal, consumista y capitalista mundo real, si existiesen tantos individuos con capacidades sobresalientes.

The Boys - Exclusive: The Deep's Kirei Shoyu ft. Chace Crawford | Prime Video

Hoy en día, para nadie es un misterio que pasamos la gran parte de nuestro tiempo frente a una pantalla, generando o consumiendo contenido que se ajuste a nuestros intereses y que, a la larga, termina deformando la manera en que opinamos y concebimos a la sociedad. Elegimos ver aquello que nos hace sentido, leer las opiniones con las que estamos de acuerdo y omitir a quienes nos harían sentir que no estamos en lo correcto.

Esta nueva dinámica en la sociedad tiene en el Internet a su principal herramienta, mientras que para las marcas significa una nueva forma de publicitarse y pensar sus negocios. Un ejemplo de lo anterior es lo que hace Marvel Studios con sus películas, donde toma personajes de gusto popular para explotar sus historias y generar cientos de productos alternativos: funko pop, figuras de acción y juguetes, ropas y accesorios varios.

En The Boys vemos básicamente lo mismo. Vought International es una empresa que se encarga de potenciar la imagen de los superhéroes en Estados Unidos, genera películas, cereales, juegos y distintas maneras para que la gente pueda seguir consumiendo cosas que los mantengan identificados con sus héroes favoritos. De esta manera, considerando que consumimos solo lo que nos gusta, Vought se encarga de promocionar a sus superhéroes de todas las formas posibles, encontrando un representante para cada ideal que la sociedad demanda y controlando cada aspecto da la imagen pública de éstos.

El programa nos introduce al corporativo mundo de los héroes en los ojos de Starlight, la nueva heroína seleccionada para unirse a The Seven, el equipo que reúne a los superhéroes más importantes del mundo. Gracias a las experiencias que vive descubrimos que todas las apariciones públicas de estos individuos están guiadas, con historias creadas para darle sentido a un perfil ideal. Es así como nos enteramos que, las imágenes mediáticas de los héroes, omiten por completo el lesbianismo de Queen Maeve, la prepotencia de Homelander o las adicciones de A-Train.

Uno de los ejemplos más claros es cuando Starlight denuncia públicamente que fue abusada sexualmente por The Deep; inicialmente parecía un problema, porque habló en un festival religioso que era transmitido por televisión, sin embargo, sus descargos generaron dos efectos que grafican a la perfección la manera en que funciona el mundo.

Por una parte, ante la positiva respusta del público que manifestó su apoyo ante lo ocurrido, desde el equipo de imagen deciden elaborar un plan que potencie la imagen feminista de Starlight como una mujer empoderada que sirva de ejemplo a sus pares. Por otra, The Deep es desvinculado de The Seven ante el rechazo mediático, es trasladado para ser el héroe local de una pequeña ciudad e inicia una caída emocional y personal ante la destrucción de su imagen pública.

Situación similar ocurre cuando Homelander y Maeve son enviados a rescatar un avión secuestrado, la misión se da mientras en el congreso se discute si los superhéroes debieran ser considerados como fuerza militar; de esta manera, el rescate implicaría un apoyo asegurado. Pero las cosas se complican y Homelander decide dejar a la gente ante una inevitable muerte, ¿la razón? sacar partido a una situación dramática, para que la opinión pública exiga al congreso la inclusión de superhéroes para misiones militares.

En conclusión, una de las razones que hacen a The Boys un programa tan interesante para ver es su cercanía con la realidad que vivimos hoy en día, donde las dinámicas de mercado se extrapolan a todos los aspectos de la vida social. Pero también, porque nos obliga a ser cautelosos con lo que consumimos, con lo que vemos, y por sobre todo con lo que creemos.

Terrícola. Power Ranger retirado.

Send this to a friend