[REVIEW] Drácula: La sangre es vidas

Tomar figuras icónicas de la cultura, y en general por su influencia en la cultura mundial, y proponer su propia versión peculiar parece haberse convertido en el ejercicio estilístico preferido de la pareja de creadores Mark Gatiss y Steven Moffat. Los autores de Sherlock y de un largo tramo de Doctor Who, tras un periodo sabático, vuelven a las pantallas de BBC One primero y de Netflix después para contarnos su visión personal del Príncipe de las Tinieblas, el personaje de terror más famoso y representado de la historia: Drácula, para una operación que en cuanto a modo e intención se acerca mucho a la ya realizada por ambos con el personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle.

En cuanto a Sherlock, de hecho, nos encontramos ante una miniserie de muy pocos, pero muy largos, episodios, variados en el desarrollo de las distintas tramas pero firmemente encadenados para contar una historia fiel a los cánones del personaje nacido de la pluma de Bram Stoker y, al mismo tiempo, una reinterpretación crítica y personal de los temas que la figura del Conde de Transilvania lleva en su seno.

Es bien sabido que a Moffat y Gatiss les encanta jugar con su público sembrando pequeños «huevos de pascua», pistas, citas, momentos sorprendentes y repentinos cambios de rumbo. Un ejercicio de estilo que, a través de las temporadas de Sherlock, los dos showrunners han refinado, y obviamente han decidido utilizarlo también en Drácula.

Un procedimiento del que casi abusan los dos autores, que siempre han sabido mantener un equilibrio narrativo suficiente para no capitular, y que incluso en Drácula es puntual para alterar lo que en los primeros compases parecería una extrema fidelidad al material original para luego aceptar el soborno y hilvanar su discurso personal.

Es un proceso gradual que a partir de las atmósferas sombrías y vampíricas del primer episodio de Drácula, con su historia al revés, los túneles del castillo de Transilvania y el testimonio atemorizado de Jonathan Harker (John Heffernan), comienza a abrirse a algo inusual, extraño pero verosímil, y a colocar un giro argumental que lo trastorna todo y da una nueva dimensión a la serie. Todo ello sin descuidar los principios que rigen al personaje y su mundo, por el contrario explotando la variedad de registros y modos narrativos para explorar a fondo, no sin algunas distorsiones y momentos de superficialidad, cuál es la esencia del Conde, revisando y actualizando sus significados.

Una miniserie que, en el espacio de tres episodios, consigue cambiar constantemente de tono, explorar diferentes géneros: mezcla el horror, nunca un verdadero fulcro estilístico en las intenciones de los autores, con una sutil ironía; el sabor grotesco de la película B; el drama shakesperiano a la serie de vampiros modernos. Hay personajes muy reconocibles, otros ingeniosamente distorsionados y actualizados, pasajes fieles, momentos emocionantes y otros totalmente evitables.

Una montaña rusa que oscila entre lo que el público puede esperar y podría esperar de una serie sobre Drácula y la voluntad del autor de contar una historia diferente. Una operación peligrosa que, en conjunto, tiene éxito: no sin evitar algunos problemas de ritmo y momentos mucho más débiles, pero es fascinante, convincente e interesante. Esto se debe sobre todo a la excepcional caracterización de sus protagonistas, que son destripados y facetados a lo largo de su arco, adquiriendo profundidad, también gracias a la asombrosa calidad de los diálogos, casi siempre muy enfocados, y a una visión subyacente que revisa la temática literaria y nos ofrece una nueva perspectiva sobre el vampiro más famoso del mundo.

Drácula es un microuniverso construido con arte, con una visión estética propia y precisa, que se nutre en gran medida del trasfondo de sus autores. Se enorgullece de combinar con una técnica precisa, y con un alto valor productivo, intencionadamente y sin vergüenza, encoger, posponer, elementos plásticos, en pleno estilo Doctor Who y el cine de Romero. La precisión de los ambientes, los juegos de luz y los movimientos de la máquina son aún más confusos para el público, que se encuentra explorando diferentes géneros y técnicas en un continuo juego de referencias y citas.

Debemos destacar a Tenemos a El conde Dracula (Claes Bang) y la hermana Agatha (Dolly Wells). Más que la batalla, la guerra entre el bien y el mal, una guerra física y violenta, es el choque entre dos mentes, dos personalidades, dos intelectos supremos portadores de ideologías contrastantes pero similares, almas vulnerables aún en su aparente magnificencia y superioridad. Dos personajes puestos en escena de manera impecable, con encanto, presencia, magnetismo, y que sólo por la calidad de su escritura e interpretación subrayan lo mucho que luego, tras excelentes ideas, el final termina siendo insatisfactorio. No tanto por las intenciones subyacentes, que llevan a la culminación de la revisión crítica del personaje, sino por la forma de ejecución, precipitada, superficial, y que no da una conclusión digna de lo que sigue siendo un producto valioso.

¿Dónde ver Drácula?

La serie está disponible en Netflix.

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend